10 hábitos perjudiciales para el cerebro

Después de tantos meses de relación con Unobrain ya nos habrás oído hablar en varias ocasiones de todas las opciones que tienes para cuidar el cerebro y también de algunos hábitos que son perjudiciales para la buena salud de éste, nuestro órgano jefe.

En esta ocasión, volvemos a hacer hincapié en el segundo caso, compartiendo contigo algunas actividades (entre otras) que debes evitar si tienes a tu cerebro en alta estima:

1. No desayunar

Cuando no desayunas, tus niveles de azúcar durante el día son más bajos. Si recordamos que los azúcares complejos son alimento para el cerebro, podríamos traducir este "mal hábito" en una insuficiente cantidad de nutrientes para el cerebro, lo que puede causar a la larga su degeneración.

2. Sobrereaccionar

¿Qué quiere decir "sobrereaccionar"? Pues bien, significa que implicas demasiado tus emociones en las cosas, que todo te afecta más de lo que debería. Tomarte la vida de esta manera puede provocar el endurecimiento de la arterias, lo que llevará a la disminución de tu poder mental.

3. Fumar

Fumar perjudica seriamente la salud, como bien advierten los propios paquetes de tabaco. Pero en concreto, como es el caso de otras adicciones, fumar provoca la pérdida de volumen del cerebro, algo que guarda una estrecha relación con la enfermedad de Alzheimer.

4. Exceso de azúcar

Decíamos en el punto 1 que el azúcar es una importante fuente de energía para el cerebro, ¿y ahora esto? No. Como todo, el azúcar también tiene su medida y un consumo excesivo de ésta puede llegar a interrumpir la correcta absorción de proteínas y nutrientes, lo que puede interferir en el buen desarrollo del cerebro.

5. Contaminación

Si hay un órgano que consume oxígeno por encima del resto en nuestro cuerpo, ese es el cerebro. Y sobra decir lo importante que es el aire limpio y puro para nuestra salud. Inhalar aire contaminado reduce el suministro de oxígeno del cerebro y provoca una disminución en la eficiencia y rendimiento de éste.

6. Dormir poco

Dormir permite a nuestro organismo descansar, y no iba a ser menos para el cerebro. La privación de sueño a largo plazo acelera la muerte de células cerebrales.

7. Dormir con la cabeza tapada

Al taparnos la cabeza (y respirar) aumenta la concentración de dióxido de carbono y disminuye la de oxígeno, lo que puede tener efectos cerebrales perjudiciales.

8. Hacer trabajar al cerebro en exceso durante una enfermedad

Trabajar duro o estudiar mientras estás enfermo reduce la efectividad del cerebro en la tarea y podría llegar a dañarlo.

9. Conversar poco

Las conversaciones intelectuales aumentan la eficiencia del cerebro.

10. Carencia de pensamientos estimulantes

Pensar es el mejor y más fácil camino para mantener nuestro cerebro en forma. La carencia de estos podría causar la pérdida de volumen de este órgano.