El accidente de Bianchi ¿qué es la lesión axonal difusa?

El pasado Jules Bianchi sufrió un tremendo accidente de coche cuando participaba en la carrera GP de Japón. Su coche de Fórmula 1 se empotró con una grúa que ayudaba a otro corredor accidentado tras hacer aquaplaning a causa del mal tiempo que hacía en la ciudad de Sukuza ese día. A consecuencia del tremendo golpe, Bianchi sufrió una hemorragia cerebral de la que fue intervenido urgentemente y también se le diagnosticó lo que se denomina ‘lesión axonal difusa’.

Pero ¿qué es eso de la lesión axonal difusa y qué consecuencias puede tener?

Para explicarlo nos basaremos en un artículo publicado en Revista de Neurología Española en 1999 por Carmen Junqué, profesora de la Universitat de Barcelona. Según la autora, los traumatismos craneoencefálicos pueden tener como consecuencia lesiones focales y también difusas, dentro de las cuales se encontraría la lesión axonal difusa de la que hablamos. Esta lesión afecta a los axones de las neuronas, es decir, a la sustancia blanca del cerebro. Con el impacto del accidente tienen lugar unos mecanismos de aceleración y desaceleración que hacen que los axones se estiren y roten, e incluso se rompan. Además, los axones afectados pueden producir la muerte de las neuronas a las que pertenecen y también de aquellas a las que están unidas, derivando este proceso a nivel global en una atrofia cortical difusa.

Como describe Junqué, estas lesiones suelen ir acompañadas de inconsciencia en el momento del accidente y de un estado de coma de larga duración. En los casos en que el paciente recupera la consciencia, se observan fallos importantes en la atención, en la velocidad de procesamiento, en la motivación y en otras funciones que dependen de la corteza prefrontal, además de en la memoria y el aprendizaje.

Nuestros mejores deseos para Bianchi y también para todas aquellas personas que sufren las consecuencias de un traumatismo craneoencefálico. A todos ellos les animamos a trabajar para mejorar sus capacidades cognitivas y para recuperar sus vidas tanto como sea posible.

 

Imagen: Jason Snyder (Flickr)