Para aprender idiomas…¡canta y juega!

Uno de los buenos propósitos de año nuevo más populares es aquel de… ¡voy a aprender Inglés!... o Francés… o Alemán… o Chino. Lo de estudiar otro idioma solemos cogerlo con fuerza. Sin embargo,  y quizá más frecuentemente de lo que desearíamos, se nos va ‘el gas’ a los pocos meses y el propósito queda otra vez aparcado hasta el año siguiente.

Pues este año vamos a intentar conseguir que aprender un idioma te sea más fácil. Y es que a veces puedes mejorar el aprendizaje de una lengua extranjera con actividades insospechadas. Es el caso que Karen M. Ludke y sus colaboradoras han publicado en Memory & Cognition (2014). Según su artículo, cantar permitió aprender mejor cierto número de palabras a un grupo de adultos. Los participantes fueron asignados aleatoriamente a uno de tres grupos: ‘conversación’, ‘conversación con ritmo’ y ‘canto’ para aprender parejas de palabras en Húngaro, un idioma no familiar para ellos. Las investigadoras encontraron que las personas que aprendieron las palabras cantando, recordaron un número significativamente mayor de elementos que los otros dos grupos. Estos resultados, además, no dependieron de otros factores como la edad, el género, la memoria de trabajo o la habilidad musical. Aunque son trucos que muchos maestros han utilizado antes, este estudio es la primera evidencia experimental que demuestra que cantar favorece el aprendizaje de un idioma nuevo.

En algunos casos lo que hay que hacer es mejorar alguna habilidad que se nos da peor. Como describen Björn y Leppänen en su trabajo publicado en 2013, existen ciertos programas que pueden ayudar a los estudiantes que tienen más dificultades para aprender a leer en otro idioma. En su experimento, aquellos que entrenaron con un programa computerizado de mejora de la descodificación de palabras, rindieron significativamente más que los que no lo hicieron. Ser más rápido al descodificar nos permite leer más velozmente, y ello facilita el dedicar más recursos a la comprensión de lo que leemos y ello puede sernos muy útil en un examen o en la lectura de textos en otro idioma.

Por último, nosotros te aconsejamos una cosa más: entrena tu memoria de trabajo. Y por supuesto que no lo decimos sólo nosotros. Entre otros, Karen Vatz y otros autores del University of Maryland Center for Advanced Study of Language (2013) han descrito que esta capacidad puede ser relevante para aprender un segundo idioma. Pero, ¿y si encima te decimos que puedes entrenarte de forma divertida? Seguro que te pica la curiosidad. Pues no lo dudes. No sabemos si finalmente lograrás aprender Chino, Alemán o Ruso, pero seguro que tu cerebro se siente más en forma y por lo menos te lo pasarás bien.