Para aprender una ruta, mejor gesticula

Cuántas veces nos habrá pasado que, al visitar una ciudad nueva, hemos necesitado pedir indicaciones sobre cómo llegar a una calle, un hotel o un museo. Y bueno, aquí entra en juego la habilidad de cada uno para aprender la ruta que nos dan. Si es algo que te gustaría mejorar, te damos un consejo: gesticula esa ruta. Al parecer, esta es una forma de facilitar el aprendizaje de las indicaciones, o así lo deducimos de un estudio reciente llevado a cabo por investigadores de la Chinese University of Hong Kong y la National University of Singapore.

El trabajo realizado por Wing Chee So y sus colaboradores, constaba de dos experimentos en los que se pedía a los participantes que aprendieran cuatro diferentes rutas utilizando diferentes estrategias. Las rutas se presentaban en diagramas, de una en una y los participantes las reproducían verbalmente en el experimento 1 y no verbalmente en el experimento 2. Algunos de los participantes podían repasarlas mientras que otros no. Los que podían hacer uso del repaso, lo hacían de uno de tres modos posibles: a) simulando mentalmente la ruta; b) dibujándola en un papel; 3) gesticulando las indicaciones bien en el aire o bien sobre el papel, pero sin dibujarlas.

Según los resultados publicados en la revista PLOS One (2014), las personas que movieron las manos, ya fuese haciendo gestos  o dibujos, recordaron mejor las rutas que aquellos que no repasaron la información, pero curiosamente también mejor que los que simplemente las imaginaron. Además, según los autores, realizar gestos en el aire o sobre un papel se relacionó con un mejor recuerdo de las rutas que dibujarlas en un papel, lo cual resulta también llamativo.

Los investigadores argumentan que estos datos podrían explicarse por un procesamiento distinto de la información al realizar gestos, como una forma de acción representacional que permitiría una mejor consolidación en la memoria de la secuencia espacial o ruta.