atención

Tres trastornos mentales en los que el entrenamiento cognitivo ayuda

Para el tratamiento de los trastornos mentales existen varias aproximaciones entre las que destacamos por un lado la más tradicional de tipo farmacológico, y por otro las terapias de corte psicológico desde distintas técnicas y escuelas. En este artículo vamos a llamar la atención sobre las nuevas posibilidades terapéuticas que se han planteado gracias al desarrollo de nuevas tecnologías, tanto a nivel de dispositivos como de acceso a través de plataformas online.

Personas con déficit de atención con hiperactividad, ¿conducen peor?

Cuando tienes un hijo con lo que se conoce como TDAH, ‘trastorno de déficit de atención con hiperactividad’, una de las primeras preocupaciones se centra en la escuela, en conseguir que rinda académicamente todo lo posible y que no tenga problemas con profesores y compañeros debido a su tendencia a distraerse, ser impulsivo o moverse demasiado, incluso a posibles dificultades para regular sus emociones. Pero tras la niñez viene la adolescencia y llega el momento en el que muchos de estos niños con problemas de atención y funciones ejecutivas quieren aprender a conducir. Es normal, pero aquí cabe hacerse una pregunta: ¿son conductores menos seguros que los que no tienen TDAH?

¿Te faltan las palabras o se te olvidan las cosas?

Si ese es el caso, seguro que este artículo te interesa. Sobre todo porque esas son cosas que parecen mejorarse con un entrenamiento en la memoria de trabajo.  Así lo publicarán en la revista Aging, Neuropsychology & Cognition el próximo mes de marzo de 2014 el investigador Stephan Heinzel y sus colaboradores.

Cerebros matutinos y vespertinos… ¿cómo es el tuyo?

Seguro que entre tu familia y amigos los hay que prefieren madrugar porque dicen que rinden mejor por las mañanas, y también están aquellos que parecen concentrarse mejor por la noche. Estos tipos de perfiles se denominan ‘cronotipos’. Lo interesante es que entre ellos parecen existir difererencias que van más allá de la hora a la que les gusta levantarse.

¿Cómo funciona el cerebro de los emprendedores?

Pues de entrada parecería posible que de forma diferente y así parece haberlo demostrado un estudio publicado a finales de 2013 en Neuroscience & Neuroeconomics.  Cuando pensamos en un emprendedor, puede que visualicemos a alguien optimista, un poco arriesgado, pero al mismo tiempo una persona que es capaz de concentrarse, de ser creativo, mentalmente muy flexible y con una gran capacidad de