Canta y sé feliz

Ya lo decía Peret, en la línea eurovisiva española en la que se movía, por ejemplo, la buena de Salomé, tan lozana y cimbreante ella. Tan feliz, proclamando que vivía cantando. Y es que, a este paso, en Unobrain vamos a tener que añadir una pata coral a las cuatro áreas del Brain Fitness, pues cada vez hay más argumentos para recomendar el canto regular como actividad beneficiosa para la conservación de un cerebro en forma

Para empezar, cantar regularmente tiene un efecto cerebral similar (no necesariamente en intensidad) al del ejercicio cardiocerebral, es decir, incrementa la provisión de oxígeno al cerebro, favoreciendo la creación de nuevas neuronas (neurogénesis). Además, el aprender letra y música ejercita la memoria, tener que estar pendiente de seguir ritmo y melodía afina la capacidad atencional, la descarga de endorfinas que produce el canto mejora el estado de ánimo, y la reducción en los niveles de cortisol observados en los cantantes de coros apunta a lo que los cantarines sabemos ya, es decir, que cantar es una excelente manera de controlar el estrés.

La referencia al coro no es frívola. A los beneficios del canto individual se añade el beneficio social del contacto regular con un grupo de individuos unidos por un propósito ligado a un aspecto estético, la disciplina de los ensayos regulares y algún otro beneficio menos obvio, pero no menos importante. Por ejemplo, un estudio reciente de la Universidad de Goteborg demostraba que los miembros de un coro no sólo sincronizan su ritmo respiratorio al cantar, sino también su ritmo cardíaco. Este control de la variabilidad del ritmo cardíaco por medio del control de la respiración es similar al observado en actividades como el yoga o la meditación, y tiene un doble efecto: por un lado, ayuda a minorar la posibilidad de sufrir un accidente vascular; y por otro, contribuye a ese control del estrés ya observado.

Sabiendo de tan buenos efectos, no es extraño que el canto coral se esté constituyendo en herramienta terapéutica  para personas con problemas y en actividad saludable para aquellos que, como los seguidores de Unobrain, quieren mejorar su condición de vida a través de la mejora de su condición cerebral.

Así pues, amigos cantores, a juntarse y a cantar. Vuestro corazón, vuestro cerebro y, con suerte, los oídos de los que tengáis cerca, lo agradecerán.    

?Únete ahora a la música de Unobrain en Spotify?