Cien refranes, cien verdades

Precisamente un refrán dice que ‘De refranes y cantares tiene el pueblo mil millares’, y cierto es.  Pero saber cuándo y cómo utilizarlos tiene su misterio en el cerebro. Y como tantas otras veces en Neuropsicología, una de las razones por las que sabemos eso es porque hay casos en los que una lesión cerebral altera de forma importante esa capacidad.

Aunque la interpretación de refranes es una típica ‘tarea de lóbulo frontal’, son pocos los estudios que se han centrado en esta capacidad y que han analizado de forma sistemática la localización de la lesión en los pacientes o el tipo de errores cometidos por ellos. Comprender y utilizar adecuadamente un refrán implica hacer uso de nuestra capacidad de abstracción, de interpretar el contenido de forma no literal sino metafórica.

Un estudio reciente aparecido en Neuropsychologia (2013) estudia con detalle la alteración en la comprensión de proverbios en relación con lesiones focales a nivel frontal. Patrick Murphy y un grupo de colaboradores de distintas universidades del mundo recogieron una muestra de 52 pacientes con lesiones frontales focales y los compararon con un grupo de 52 controles sanos equiparados en edad y capacidad intelectual premórbida. Los investigadores aplicaron una Tarea de Interpretación de Refranes, una prueba de inteligencia fluida y otras pruebas neuropsicológicas muy relacionadas con el lóbulo frontal.

¿Qué pacientes realizaron peor la tarea de interpretar refranes? ¿Qué área del cerebro está más relacionada con ello? Pues bien, en el artículo se resumen las ideas principales como:

1. ¿Pacientes con lesiones derechas o izquierdas? Al parecer los pacientes con lesiones focales frontales izquierdas mostraron un rendimiento significativamente peor en la tarea de interpretar refranes.

2. ¿Qué subtipo de lesión focal? La muestra de pacientes se dividió en lesiones focales mediales, lesiones frontales laterales derechas y lesiones frontales laterales izquierdas. Un análisis fino demostró que, en general, los pacientes con lesiones mediales rindieron peor que los laterales a la hora de interpretar los refranes. Además, ese mismo grupo fue el que rindió significativamente peor que los controles sanos en la tarea.

3. No se observó correlación entre la tarea de interpretación de refranes y la medida de inteligencia fluida (razonamiento abstracto visual).

Así, existen ciertas áreas cerebrales que parecen imprescindibles para la comprensión de los refranes, las zonas frontales mediales de cada uno de nosotros…  pongámoslas en marcha y es que ‘a buen entendedor, pocas palabras bastan’.