¿Cómo es ver un cuadro en el cerebro?

Visitar museos y exposiciones de pintura son actividades bastante frecuentes en vacaciones y fines de semana, cuando disponemos de tiempo libre, y siempre que tengamos afición por el arte gráfico. Pero  ¿qué es lo que sucede en nuestros cerebros cuando estamos plantados delante de un cuadro? Oshin Vartanian y Martin Skov son dos investigadores que han intentado resolver esta cuestión. Ambos han realizado una revisión de diferentes estudios que aparece en la prestigiosa revista científica Brain and Cognition (2014). Buscaron trabajos que incluyeran los términos ‘cuadro’, ‘arte’, ‘belleza’, ‘neuroimagen’ o ‘cerebro’, siempre que la tarea a realizar en las investigaciones estuviese relacionada con ver obras de arte.

Cuando vemos un cuadro, se activan en nuestro cerebro algunas áreas relacionadas con el procesamiento de estímulos visuales. Entre ellas están los lóbulos occipitales y dos áreas de los lóbulos temporales: el giro fusiforme, que participa en el procesamiento visual de los objetos, y el giro parahipocampal, que procesa las escenas.

Pero además, hay cuadros que nos emocionan. Y ahora sabemos que eso también tiene una explicación neurofisiológica, ya que al ver un cuadro también se activa la ínsula anterior, un área relacionada con el procesamiento emocional.

De forma interesante, y más allá de lo que cabía esperar, no sólo se encontró actividad en las redes de procesamiento visual y emocional, sino también en la corteza cingulada posterior de ambos lados del cerebro, áreas que forman parte de lo que se conoce red neuronal por defecto. Esta red es la que se pone en marcha cuando soñamos despiertos, o nos centramos en nuestros recuerdos, o no hacemos nada en especial si no que mantenemos la mente descansando sin atender a nada en concreto. Algunos autores han planteado que esta red podría ser importante para la apreciación profunda del arte a través de las emociones y pensamientos propios.

Conclusión: En vacaciones o en tu tiempo libre aprovecha para visitar algún museo y sumergirte en sus cuadros porque esa es una forma más de entrenar tu cerebro.

 

 

Imágenes: RCB (Pixabay)