comportamiento

¿Por qué si te rascas tú me pica a mí?

Pocas cosas hay tan observables y tan molestas como el ‘contagio’ del picor. Sí…, es justo eso que nos pasa cuando vemos a alguien que se rasca y de repente nos pica todo y también sentimos la necesidad imperiosa de rascarnos… Y la cosa puede ir más lejos, sin necesidad de ver a nadie ya que sucede lo mismo con tan solo ver la imagen de una piel irritada o cuando escuchamos ciertos sonidos, como por ejemplo el que hacen algunos insectos.

El castigo no sirve al psicópata

La finalidad del ‘castigo’ es conseguir modificar el comportamiento de aquel sobre el que ha recaído. Un ejemplo severo es la pena de cárcel, donde el castigo es la privación de libertad del condenado por un delito. Sin embargo, parece que el castigo como herramienta de aprendizaje no funciona con todo el mundo por igual.

¿Son iguales los cerebros de hombres y mujeres cuando ven al ser amado?

Es sábado por la noche y has quedado para cenar y tomar algo con tu novio. Mientras esperas (o te haces esperar, según toque) te preguntas si él sentirá el mismo amor por ti. Eso no te lo podemos responder, pero lo que sí podemos decirte es que parece que aunque te quiera, su cerebro está comportándose de forma distinta al tuyo cuando te ve.

¿Es cierto eso de ‘me canso solo de pensarlo’?

¿Te vienes a correr? ¿Me ayudas con la mudanza? ¡Este fin de semana toca limpieza general! Ante estas, llamémosles ‘invitaciones’ a la actividad física, más de una vez habrás escuchado un ¡Uy, me canso sólo de pensarlo! Pero, ¿cuánta verdad se esconde detrás de eso que nos parece simplemente una excusa? Un curioso estudio llevado a cabo en el Departamento de Kinesiología de la McMaster University (Canada) nos proporciona algunas respuestas a esta cuestión.

El fenómeno ‘closing-in’ y la apatía, ligados en el alzhéimer

En la enfermedad de alzhéimer se pueden presentar distintos síntomas más allá de los problemas en la memoria o la desorientación. Entre esos síntomas encontramos la depresión, caracterizada por el estado anímico triste, y la apatía, definida como la indiferencia y falta de motivación.