Demasiadas pantallas al mismo tiempo pueden costarte tu materia gris

Ya hemos advertido aquí que lo del cerebro multitarea es un mito. Hemos dicho que lo que parece atención simultánea a distintos estímulos no es sino una rápida alternancia. Es decir, que como, en realidad, atendemos conscientemente a un solo estímulo, nos vemos forzados a cambiar el foco continuamente si queremos manejar más de un estímulo. No sólo eso, también hemos advertido de lo peligroso que es practicar esta alternancia en ciertas situaciones, como la conducción de un automóvil.

Bueno, pues hoy traemos a colación otro inconveniente de la supuesta multitarea, en este caso relacionado con el uso de varios dispositivos electrónicos al mismo tiempo y su efecto en el cerebro. Resulta que bueno, lo que se dice bueno, no es. De hecho, el multiatareado tiene menos materia gris.

Eso concluye un estudio de la Universidad de Sussex, publicado en la revista Plos One.  Kep Kee Loh y Ryota Kanai, neurocientíficos adscritos a dicha universidad, se sirvieron de la resonancia magnética funcional para comprobar si alguna diferencia entre las estructuras cerebrales de los 75 sujetos de su investigación se debía al distinto uso de televisiones, tabletas, portátiles, etc. Y, efectivamente, encontraron una correlación negativa entre el uso simultáneo de esos dispositivos en la vida diaria y la densidad de materia gris en la corteza cingulada anterior, un área cerebral particularmente relacionada con el control emocional y cognitivo.

En este sentido, el hallazgo de Loh y Kanai parece ser el reverso oscuro de la fuerza de la neuroplasticidad, la capacidad de cambiar el propio cerebro creando, sobre todo, nuevas conexiones. Así, mientras estudios como el de los taxistas de Londres mostraban cómo cierto tipo de entrenamiento favorecía el aumento de la densidad de materia gris en áreas relacionadas con la memoria, esta investigación viene a enseñarnos lo que puede pasar cuando los hábitos que se imponen en el cerebro no son los adecuados.

Así pues, menos tontear con una segunda pantalla mientras ves televisión y más darle a tu cerebro lo que necesita. Su ración diaria de Unobrain, por ejemplo.