deterioro cognitivo

Pero esto del entrenamiento cognitivo… ¿sirve para algo?

Desde luego, si atendemos a lo que nos transmiten los usuarios fieles de Unobrain, habría poca duda. A diario nos comunican los efectos beneficiosos de esos pocos minutos diarios dedicados a exigirle un pequeño esfuerzo a su cerebro con ese conjunto de ejercicios presentados en forma lúdica. Claro que podría decirse que eso es una pura sensación subjetiva y que esos bienintencionados amigos y amigas podrían estar auto-engañándose.

La reserva cognitiva como arma contra el alzhéimer

Uno de nuestros estudios favoritos es aquel de las 678 monjas y el científico. En él, se ligaba una serie de hábitos (actividad cognitiva, actividad física, alimentación, control del estrés…) a la capacidad de ciertas personas de mitigar los efectos del alzhéimer. Era un estudio que se fijaba en la ausencia de deterioro cognitivo de personas que, mirando las placas amiloides presentes en sus cerebros, deberían estar sufriéndolo.

En el futuro podríamos detectar el alzheimer a través de los sentidos

Cuando Manuel falleció tras meses luchando contra el olvido, su esposa Rosa encontró bajo la cama un papel arrugado que decía "Recuerda tú que puedes". El anciano se había ido marchitando con el paso del tiempo, y su memoria se había ido diluyendo tras la aparición de la terrible enfermedad descrita por Alois Alzheimer en 1901.

13 clavos, un cerebro y ningún defecto: un milagro

Hay casos, y cosas, que no dejan de sorprendernos, y aquí hoy os presentamos un tema que cuando menos impresiona. Se trata de un caso clínico publicado en Brain Injury (2014) por Linda M. Posthuma y otros colaboradores. Un hombre de 55 años acudió a emergencias en estado comatoso leve (Escala de Coma de Glasgow de 12 sobre 15) y con dos heridas de clavo penetrantes en la parte frontal de la cabeza. Los médicos no observaron ningún otro déficit.

El alzhéimer y otras demencias, una epidemia discreta

De vez en cuando surge una de esas amenazas sanitarias que aterrorizan a sociedades enteras. Son fenómenos susceptibles de ser amplificados por los medios, gracias a que cuentan con elementos que excitan fácilmente la imaginación colectiva. Vacas que comen vaca y eso hace que se transformen en peligrosos agentes “esponjacerebros”. O virus que saltan desde la humilde gallina para acabar con nuestras vidas.