educación

Niños: buena memoria de trabajo para leer mejor

Una de las cosas más importantes que aprenden los niños es la lectura. Y aprender a leer no es lo que se dice una tarea fácil. Para hacerlo bien es evidente que tienen que tener claras las letras y sus combinaciones, pero una vez han aprendido eso y están frente a un texto, es necesario que hagan otras operaciones mentales como descodificar las palabras, coger velocidad a la hora de leer y comprender los materiales leídos.

¿Qué te lleva a elegir una carrera universitaria?

Hay muy pocos estudios que hayan abordado la cuestión de qué es lo que lleva a las personas a escoger una carrera universitaria por encima de otras. Ana Skatova y Eamonn Ferguson, investigadores de la Universidad de Nottingham en Reino Unido, han publicado recientemente los resultados de una curiosa investigación sobre este tema. El artículo, disponible en Frontiers in Psychology (2014) viene a decir que hay cuatro motivaciones importantes capaces de predecir esas elecciones respecto a la formación.

A tu cerebro le gusta que escribas a mano

Es difícil no pensar en la caligrafía de la misma manera en que se piensa en la pericia en la montura del caballo o en la pesca artesanal, o sea, como un arte que en su día fue útil y que hoy, gracias a la tecnología, queda como actividad recreativa. Pocos son los adultos que escriben a mano de modo sistemático, y a los niños se lo enseñamos cada vez menos. ¿Para qué, si lo que tengan que presentar en el futuro será en formato electrónico a partir de lo que tecleen en sus ordenadores, tabletas, o lo que sea?

Leemos más y nos enteramos menos

Tiempos vertiginosos estos. Nos cuesta asimilar la ingente cantidad de información que vomitan nuestras pantallas, a todas horas, en todas partes. Una cuestión de volumen, pensamos, nada que una buena estrategia de selección no pueda solucionar. Y, sin embargo…

Brain Fitness para niños... ¿tiene sentido?

Josué tiene 8 años y es un niño ‘despistado, algo “vaguete” y bastante rebelde’. Dice que no le gusta estudiar, y para sus padres hacer los deberes es un verdadero suplicio. Se distrae con cualquier cosa y busca mil excusas para levantarse de la silla y salir de la habitación. Su profesora se ha quejado de que habla mucho en clase, no se centra y se olvida llevar los materiales que necesita para trabajar. Y para colmo, hay que hacer siempre lo que él diga porque si no, arma un escándalo.

La educación grupal, ¿especie amenazada?

De un tiempo a esta parte la educación se ha convertido en tema estrella de debate. Y es que al modelo educativo que ha determinado una buena parte de nuestras vidas  le va tocando una severa cura de rejuvenecimiento.