El entrenamiento cognitivo cobra fuerza

Para una neuropsicóloga como yo es muy grato observar como el cerebro está de moda no sólo para los científicos. Me gusta ver cómo las personas se preocupan cada vez más por su funcionamiento cognitivo. Y es que, aunque los que nos dedicamos a esta profesión sabemos la relevancia de conceptos como ‘reserva cognitiva’ o ‘estimulación cognitiva’, es verdad que el común de los mortales aún tiene que recibir muchísima información. Así, parte de la labor de los profesionales de la salud es difundir los conocimientos científicos traduciéndolos a un lenguaje comprensible para todos. Y en esa labor también juegan un importante papel periodistas, blogueros y expertos en redes sociales.

Dentro del tema ‘cerebro’ puede hablarse de muchísimas cosas, pero esta vez me quiero centrar en el entrenamiento cognitivo o ‘cerebral’, como también se le llama, a través de ordenador y otros dispositivos electrónicos. A pesar de unos pocos detractores y algún que otro dato que niega su efectividad, lo cierto es que el valor del entrenamiento cognitivo cobra fuerza tanto a nivel científico como mediático. Cada vez es más frecuente encontrar publicaciones que hablan del tema, y es que en una sociedad que cada vez nos exige estar mejor en todos los sentidos, también el cerebro está obligado a funcionar al 110%. Ya no sólo es importante tener un cuerpo diez, sino que está siendo fundamental tener una mente diez para afrontar los retos a nivel laboral o sacar las mejores notas en lo académico. O, por qué no, para intentar mitigar los efectos en el cerebro del paso de los años del mismo modo que se lucha por mantener una piel tersa como la de un niño.

Uno de los datos más recientes ha sido la investigación realizada con el videojuego Neuroracer por un equipo de la Universidad de California. El titular de la noticia en ABC anunciaba el pasado 4 de septiembre ‘Un videojuego que retrasa la demencia, científicamente demostrado’. Al parecer, según han explicado Adam Gazzaley y sus colaboradores en la revista Nature, las personas que entrenaron con su juego consiguieron mejorar su rendimiento en memoria de trabajo y atención sostenida, manteniéndose los resultados hasta seis meses después del programa. Sorprendentemente, aquellos participantes de más de 60 años que jugaron unas 12 horas, mejoraron sus capacidades de tal forma que superaban a los de 20 años que jugaban por primera vez. El truco parece estar en trabajar de forma intensa la atención dividida (o ser capaz de distribuir eficazmente la atención entre varias tareas o estímulos).

También en la televisión se nota. Y así lo veremos en Brain Games, una nueva serie que ya se ha estrenado National Geographic y que presenta Jason Silva. El objetivo de este programa es mostrar, a través de una serie de juegos, cómo funciona el cerebro y cómo en muchas ocasiones nos engaña. Un formato que pretende entrelazar la diversión y los conocimientos científicos y que obligará al espectador a ejercitar su mente a diario, mientras descubre los misterios de este curioso órgano.

Los hay que en sus escritos promueven una visión más amplia del cuidado del cerebro. La periodista Pilar Quijada escribía en enero de este año 2013 una lista de interesantes recomendaciones para tener un cerebro en perfectas condiciones cuando seamos más mayores. Entre ellas, el ejercicio físico, la nutrición adecuada, el control del estrés y, cómo no, ejercitar el cerebro. Aquí nos tocó el turno a nosotros, Unobrain, como una forma de hacer ‘gimnasia cerebral’ diseñada por neuropsicólogos y en colaboración con una universidad española.

En este tema, como en otros, la ciencia da pequeños pasos y avanza despacito. Sin embargo, gota a gota, los beneficios del entrenamiento cognitivo en cualquiera de nosotros se van demostrando. Hoy en un estudio y mañana en otro, los datos son esperanzadores. Y lo mejor es que al menos te hará pasar un rato divertido. ¿Y tú? ¿Ya te entrenas?