Entrenamiento cognitivo para pacientes de cáncer

Entre los efectos secundarios de los tratamientos con quimioterapia se encuentran las quejas de peor funcionamiento cognitivo. Es lo que se ha denominado ‘chemo-fog’ o quimio-niebla, o quimio-cerebro, y que se ha descrito como una dificultad para pensar con claridad, concentrarse, expresarse con fluidez o acordarse de las cosas. Este fenómeno se ha descrito de forma frecuente en pacientes supervivientes de cáncer de mama, aunque no es exclusivo de ellos.

En muchos de los afectados, esta secuela tiene una importancia vital en su día a día, ocasionándoles dificultades en el adecuado desempeño de tareas cotidianas y laborales. Es por ello que se han destinado esfuerzos para averiguar cómo intervenir sobre estos fallos cognitivos y ayudar así a todos los afectados. Una de las intervenciones que se ha probado es el entrenamiento cognitivo. Un reciente trabajo publicado en la revista Psycho-Oncology (2016) ha mostrado qué efectos puede tener entrenar las capacidades cognitivas con un programa online en un grupo de mujeres supervivientes de cáncer de mama.

El trabajo, publicado por M.F. Damholdt, del Unit for Psychooncology and Health Psychology en la Aarthus University (Dinamarca), y otros colaboradores, contó con la participación de 157 mujeres, pacientes de cáncer de mama que superaron la enfermedad y que recibieron tratamiento de quimioterapia. Se asignaron de forma aleatoria a uno de dos grupos diferentes: a) grupo de entrenamiento cognitivo online con apoyo telefónico; o b) grupo control de lista de espera. El grupo de entrenamiento realizó un total de 30 sesiones repartidas en 6 semanas. A todas las mujeres, tanto del grupo experimental como del grupo control, se les realizaron evaluaciones neuropsicológicas tanto en un momento previo al entrenamiento, como en un momento inmediatamente posterior y después de cinco meses desde la finalización del experimento.

Los resultados mostraron que el grupo de entrenamiento mejoró en las pruebas de aprendizaje verbal y de memoria de trabajo en el seguimiento a los cinco meses. Los autores concluyen que este tipo de intervenciones puede ser una opción de intervención aplicable en los entornos clínicos y sin efectos secundarios.

Seguirán haciéndose esfuerzos para mejorar la calidad de vida de estas personas, pero de momento ya van encontrándose opciones para ponerse manos a la obra.