Entrenarte en escritura creativa: una forma de cambiar tu cerebro

Septiembre es la época de la vuelta al cole… no sólo para los niños. Es el momento de embarcarse en nuevos proyectos, apuntarse a algún curso, retomar los idiomas, la pintura o el gimnasio después del periodo vacacional veraniego. Todas estas cosas ponen en marcha nuestros cerebros. Hoy os proponemos una actividad que, según un estudio reciente publicado en la revista Neuroimage (2014), podría cambiar la forma en que se activan vuestros cerebros. Se trata de la escritura creativa.

Según un trabajo publicado por Hayes (1996), el proceso de escritura de textos se compondría de varios procesos como la reflexión (que incluiría planificación), la producción del texto y su interpretación, además de añadir como factores muy importantes la memoria de trabajo y la motivación. Los distintos estudios que existen al respecto plantean que los escritores noveles o inexpertos usan un estilo asociativo libre, el ‘escribo lo que me va saliendo’, mientras que los escritores entrenados utilizan un estilo basado en objetivos y subobjetivos. Ahora será interesante comprobar si esas diferencias en método también se observan a nivel cerebral.

El experimento, realizado por K. Erhard y un grupo de investigadores alemanes, ha utilizado imágenes de resonancia magnética funcional para analizar cómo actúa el cerebro de escritores profesionales y aprendices en distintas fases del proceso de escritura creativa. En el trabajo participaron 20 escritores expertos y 28 noveles, todos sanos y diestros. A todos los participantes se les analizó la actividad de sus cerebros durante la realización de cuatro tareas distintas: 1) Lectura de un texto dado; 2) Copia de un texto dado; 3) Brainstorming o generación de ideas sobre cómo continuar un texto proporcionado de antemano (sin dejarles escribir nada); y 4) Escritura creativa, dejándoles escribir la continuación del texto dado.

Los resultados mostraron que en la actividad de escritura creativa el cerebro de los escritores más entrenados mostraba activación de forma predominante en la red fronto-parieto-temporal del hemisferio izquierdo (encargado del lenguaje en la mayoría de las personas diestras). Además, una diferencia con los escritores noveles fue el aumento de la actividad en el núcleo caudado izquierdo y en las áreas prefrontales medial superior y dorsolateral del lado izquierdo.

Como hallazgo importante, los autores señalan que un rasgo particularmente asociado con la creatividad en los más expertos fue la activación del cúneo derecho, algo que los investigadores han asociado con un aumento de los recursos dedicados a la lectura.

En contrapartida, el cerebro de los escritores menos expertos mostró un mayor nivel de activación en las áreas visuales de ambos hemisferios cerebrales.

Los autores concluyen que la experiencia en el arte de la escritura creativa se asocia a un funcionamiento mayor de la red prefrontal y de los ganglios basales.

Aprovecha el otoño y aventúrate en alguna actividad nueva que estimule tu cerebro. Un taller de escritura creativa, un curso de fotografía o por qué no un programa de entrenamiento cognitivo personalizado. ¡Ponte en marcha y activa tu cerebro!

 

Imagen: V.F.R. Extremo (Flickr)