Fibromialgia: un reto que superar y dos ayudas para lograrlo

El síndrome de fibromialgia es una experiencia tremenda para quien lo sufre, pero también para los familiares de los pacientes, que a veces se encuentran perdidos entre los múltiples síntomas, quejas y problemas de salud que tienen ante ellos. Por eso la obra de Bruno Moioli es tan enriquecedora para todos ellos. Fibromialgia, el reto se supera es un magnífico libro para ampliar conocimientos sobre qué es la fibromialgia, cómo se diagnostica y de forma importante cómo afecta a la vida personal y familiar. Un reto es lo que tiene por delante el paciente para manejar el dolor, la fatiga, el insomnio  y un largo etcétera de problemas de salud. Y por eso las páginas son tan útiles.

En el primer apartado de la obra, titulado Llegar a entender, destacaría el papel tan importante que otorga al paciente en el afrontamiento de la enfermedad, como protagonista del cambio. Conocerse a uno mismo es el comienzo, y prestar atención a sus pensamientos, sus emociones y su cuerpo son parte del camino a recorrer para mejorar la calidad de vida. Y no pierde de vista a la familia, el otro gran partícipe en los procesos de adaptación y ajuste a la enfermedad. Todos esos aspectos nos son explicados con una gran sencillez y claridad que facilitan la comprensión a los menos expertos en materias psicológicas.

En la segunda gran parte del libro, Llegar a ser, Bruno Moioli hace un recorrido amplio y detallado por recomendaciones básicas para los afectados de fibromialgia. Cambiar la forma de ocupar el tiempo, poder prevenir recaídas, aprender a relajarse, pedir ayuda, aprender a decir no o  aceptar las limitaciones son sólo algunos ejemplos de lo que el lector puede aprender en una lectura amena pero con fundamento científico y con el conocimiento que supone la trayectoria profesional del autor. Al final, se ofrecen los recursos que pueden encontrarse tanto en la sanidad como en las asociaciones de pacientes, que tanto apoyo ofrecen.

El libro Fibromialgia, el reto se supera es un estupendo recurso para pacientes de fibromialgia por centrarse en los aspectos emocionales y de aceptación y ajuste a la enfermedad. Sin embargo, no podemos dejar de lado los otros síntomas, los problemas de concentración, la memoria o la planificación. Ellos hacen que no rindas en el trabajo, que no puedas mantener una conversación sin agotarte, o que te resulte imposible organizar varias actividades en el día. Para esos síntomas  te recomendamos un entrenamiento cognitivo, breve, diario y divertido que consiga mejorar tu capacidad para atender, aprender y recordar. Nuestros estudios indican que ejercitar el cerebro es positivo en fibromialgia y nuestras  usuarias nos dan sus propias razones para entrenarse. ¿Te animas tú también? Pruébalo.