Un fogonazo para borrar recuerdos

Ya sabemos que esto del cerebro es un tema de lo más socorrido por los guionistas de Hollywood. Eso sí, con resultados desiguales. Unas veces nos deleitan con ficciones bien armadas y otras acaban siendo un compendio de neuroidioteces. En todo caso, guiones buenos o malos suelen tener en común que nos presentan fenómenos y tecnologías fruto de imaginaciones desatadas, fenómenos y tecnologías que tienen poco que ver con lo que verdaderamente hay fuera de la pantalla de cine.

Sin embargo, de vez en cuando la realidad se acerca a la ficción. Como en el caso del estudio emprendido recientemente por investigadores de la Universidad de California. En este estudio se ha intentado, exitosamente, borrar recuerdos de los cerebros de unos cuantos abnegados ratones usando para ello la luz. Es, pues, un estudio que se apoya en la optogenética, la combinación de genética y óptica para lograr actuar sobre sistemas biológicos usando la luz como herramienta.

En este caso, de lo que se trataba era de interrumpir la conexión entre hipocampo y corteza cerebral, una conexión fundamental a la hora de recuperar recuerdos episódicos. Para ello se emplearon ratones genéticamente modificados, de forma que cuando se activaban las neuronas, estas emitían una fluorescencia verde y una proteína que permitía que pudieran ser desactivadas mediante un tipo particular de luz. Eso posibilitó validar el funcionamiento del enlace hipocampo-corteza y, además, suprimir el recuerdo de los calambrazos que se llevaron los ratones al entrar en su jaula. Así, después de los correspondientes fogonazos, los ratones se aventuraban a explorar la jaula, habiendo olvidado el disgusto que supuso haber hecho lo mismo en el pasado.

En fin, ratones, luz, jaulas y olvido. No llega a ser el neuralizador con el que los hombres de negro nos tienen a todos instalados en la bendita ignorancia de los peligros extraterrestres que nos acechan, pero se va acercando. Y, más allá de paralelismos entretenidos, abre una interesante vía para tratamientos de condiciones médicas como el síndrome de estrés post-traumático.