Los fumadores tienen menor bienestar psicológico

Desde hace algunos años no parece que fumar esté muy de moda, y además, los últimos hallazgos científicos señalan que tampoco parece que este hábito nos haga más felices o nos proporcione mayor bienestar psicológico. Es lo que han encontrado Víviam Vargas Barros y otros colaboradores de diversos centros de investigación en Brasil.

En el estudio en cuestión participaron un total de 97 fumadores y otros 84 no fumadores, a los que se comparó en una medida de bienestar subjetivo que se tomaba a través de un cuestionario. Además, también se valoró el grado de mindfulness de los participantes. El mindfulness en este caso se define como la capacidad para prestar atención plena e intencionada en el momento presente, pero sin realizar juicios de valor sobre aquello a lo que se atiende. Esta capacidad se ha relacionado con una mejor autoestima y un mayor bienestar así como un menor afecto negativo y rumiación. Se evaluó con el Five Facet Minduflness Questionnaire que incluye varios componentes como ‘No juzgar’, ‘Actuar con consciencia’, ‘Observación’, ‘Descripción’ o ‘No reaccionar’. Entre ellos se incluyen comportamientos como no realizar juicios de valor acerca de los propios pensamientos, hacer las cosas prestando atención a ellas más que con el ‘piloto automático’, poder encontrar palabras para describir lo que sentimos o ser capaz de no reaccionar ante nuestros pensamientos.

Los resultados del estudio, recientemente aparecido en la revista PLOS ONE (2015), confirmaron las hipótesis de los investigadores acerca de los fumadores. Concretamente encontraron que los fumadores puntuaron menos los factores del test de bienestar subjetivo percibido, indicando menor satisfacción con la vida, menor afecto positivo y peor bienestar general. Por otro lado, también obtuvieron menores puntuaciones totales en cuanto al grado de mindfulness, y de forma particular en los factores de ‘Observación’ y ‘No reaccionar’.

Según los autores, el perfil de los participantes fumadores podría ser un aspecto favorecedor de la decisión de fumar frente a no hacerlo y por ello sugieren que intervenciones dirigidas a mejorar las capacidades de mindfulness podrían mejorar el grado de bienestar y así conseguir el abandono del hábito.

Y nosotros sabemos que el mindfulness es una práctica que puede ayudar también a tu cerebro, con lo que es una opción a tener en cuenta. Si te pica la curiosidad, fumes o no, no lo dudes y entrénate.