¿Influye el estrés en cómo regulamos las emociones?

Tres científicos alemanes han intentado averiguar como el estrés influye en nuestras capacidades para regular nuestras emociones y si se observan algunas diferencias entre hombres y mujeres en esa relación.

La regulación de las emociones se ha definido como aquellos procesos controlados a nivel fisiológico, conductual y cognitivo que modulan la forma en la que se viven las emociones y en cómo las expresamos (Ochsner y Gross, 2005). Notemos que en esta definición no se plantea que controlar las emociones sea eliminar necesariamente el afecto negativo que generan. En el plano neural, esta habilidad de manejo de las emociones se relaciona con ciertas áreas cerebrales, como la amígdala, el hipocampo y la corteza prefrontal. Curiosamente, estas zonas del cerebro también son sensibles al cortisol, una hormona que se libera cuando somos expuestos a estímulos estresantes. En este sentido, Valerie Kinner y sus colaboradores de la Universidad Ruhr de Bochum, han realizado un experimento para analizar las relaciones entre estrés y regulación emocional en hombres y mujeres.

En su trabajo, publicado recientemente en Frontiers in Behavioral Neuroscience (2014), participaron un total de 72 personas que se dividieron  en grupo experimental ‘estresado’ y grupo control, repartiendo de forma equilibrada la cantidad de hombres y mujeres en cada subgrupo. En el grupo experimental o ‘estresado’ se les pedía que metieran la mano en agua fría durante 3 minutos mientras realizaban la tarea de regular las emociones que se generaban a través de la visualización de unas imágenes.

Además, el grupo que se sometía al estímulo estresor se dividió en tres subgrupos en función de la técnica de regulación de emociones que debían utilizar: distracción (con cálculos aritméticos), aumento de la emoción o disminución de la emoción. Por otro lado, se tomaron medidas de la presión arterial, niveles de cortisol y de valoración de estrés percibido.

Los resultados, de forma general, mostraron que el estrés (meter la mano en agua helada) provocó un aumento en la presión arterial y en las valoraciones subjetivas de los participantes tanto hombres como mujeres. Sin embargo, sólo en los hombres se registraron subidas en los niveles de cortisol.

En relación a las estrategias de regulación emocional utilizadas, el estrés influyó negativamente sobre la capacidad para usar la distracción como una forma eficaz de regular las propias emociones generadas por las imágenes. De forma curiosa, y sólo en las mujeres, el estrés facilitó la capacidad para reducir las emociones negativas.

Los autores concluyen que sus resultados muestran que existen ciertas relaciones entre estas variables y que conviene seguir investigando para definir mejor las influencias mutuas que variables como el sexo o el estrés pueden tener sobre la capacidad para regular las emociones en las personas. 

Nosotros te ayudamos a desestresarte mientras te diviertes con nuestros juegos, poniendo en forma tu cerebro ;-)