Jugar al ‘Tetris’ reduce el ansia de comer

Comer es un placer, pero para algunas personas se convierte en un verdadero problema. Necesitan dejar de comer y de pensar continuamente en la comida, como si de una droga se tratase. Y de la misma manera sienten lo que se denomina ‘anhelos’ o ansia por la comida, algo que experimentan como un deseo irrefrenable de comer.

La Teoría de la Intrusión Elaborada propone que la imaginación es muy importante en la explicación de esos anhelos, y plantea que realizar una tarea visual podría ser una forma de evitar que las ansias por la comida aparezcan. Tres investigadores del Cognition Institute perteneciente a la Universidad de Plymouth (Reino Unido) han realizado un curioso experimento que pretende poner a prueba ese postulado.

Para comenzar, estos científicos no inducían los anhelos de forma artificial en el laboratorio, sino que preguntaban a los participantes si los tenían o no de forma natural durante la sesión. Cuando decían que sí, les pedían que valorasen la fuerza o intensidad con la que se presentaban, su vividez y cómo les estaba interfiriendo en ese momento. Inmediatamente después algunos jugaban Tetris, un popular juego de ensamblaje de figuras geométricas, mientras que otros esperaban frente al ordenador a que se cargara un juego que en realidad nunca se llegaría a cargar. Tras un tiempo, se les volvía a pedir que valorasen sus anhelos en las mismas dimensiones.

Los resultados, publicados en la revista científica Appetite (2014), mostraron que aunque al principio los dos grupos no mostraban diferencias en cuanto a los rasgos de sus ansias por comer, sí diferían tras la actividad. Así, el grupo que pudo jugar al Tetris dijo que su anhelo se había reducido y que también tuvo menos intensidad, experimentando imágenes mentales que eran menos vívidas.

Los autores concluyen que jugar a juegos que ponen en marcha la memoria de trabajo visoespacial es un modo de reducir el llamado ‘craving’ y que puede ser además una forma de poder manejar las ansias de comer fuera de los laboratorios o las clínicas.