La depresión subclínica y el cerebro de los hombres

Existen muchos estudios que describen con detalle los cambios cerebrales y cognitivos asociados a un diagnóstico de depresión mayor. Entre ellos encontramos los fallos en las funciones ejecutivas o la memoria y un menor volumen del hipocampo. El hipocampo es una estructura cerebral que está implicada de forma importante en la creación de nuevos recuerdos y en la memoria espacial. Pero, ¿hay que tener una depresión grave para que se den todos esos cambios?

Un porcentaje bastante importante de población no cumple los criterios clínicos propios de una depresión mayor, ni tampoco de una menor o de una distimia… y sin embargo puede sentirse triste, sin apetito, tener problemas para dormir o pocas ganas de hacer cosas, afectándose además su funcionamiento diario. En esta situación hablamos de depresión subclínica, cuya definición más aceptada es la de Judd y cols. (1994), que la describen como casos en los que aparecen «dos o más síntomas simultáneos de depresión, presentes la mayor parte del tiempo, al menos durante dos semanas, asociados a evidencia de disfunción social, en un individuo que no cumple criterios para el diagnóstico de depresión menor, depresión mayor y/o distimia». Y la cuestión entonces es  saber si estas personas tienen un cerebro tan afectado como los deprimidos más graves.

Pues parece que así es, pero en este caso, sólo si eres hombre. Gianfranco Spalletta y su equipo han arrojado algo de luz sobre estos temas al realizar un estudio con 102 hombres y mujeres sanos que presentaban esos rasgos de depresión subclínica. A todos ellos se les realizó una evaluación clínica completa además de un estudio de resonancia magnética con tensores de difusión, una técnica que permite observar anomalías microestructurales sutiles en el cerebro. Los resultados de la investigación, publicados recientemente en The Journal of Affective Disorders (2014) mostrarían que un menor volumen en ambos hipocampos (hay uno en cada lado del cerebro) predecía los síntomas de depresión subclínica pero solamente en los varones. La conclusión a la que llegan los autores es que parece existir una asociación importante entre el tamaño del hipocampo  y las manifestaciones de una depresión subclínica en hombres sanos, y que podría ser que esos cambios tempranos en la microestructura del hipocampo asociados a depresión subclínica supongan un factor de riesgo para el desarrollo de trastornos depresivos más graves en los hombres.

Está claro que este es un campo de investigación aún joven y en el que hay mucho por hacer. Otra cuestión a averiguar es si fortalecer el cerebro, en particular el hipocampo, podrá ser una forma de mejorar a nivel emocional e incluso protegernos de trastornos psicopatológicos como la depresión. El tiempo dirá pero hasta entonces nosotros te invitamos a entrenar tu hipocampo ya con nuestros ejercicios de memoria. Cuida tu cerebro desde hoy.