La dieta rica en fibra se asocia con una mejor atención

Comer de forma sana demuestra ser cada vez más importante. Concretamente en los niños parece que se relacionaría con una mejor capacidad atencional. Así lo explican diversos investigadores de la Universidad de Illinois en un reciente artículo publicado en The Journal of Nutrition (2015).

Naiman Khan y sus colaboradores recogieron información sobre la dieta de un grupo de niños de entre 7 y 9 años para así poder analizar los niveles de nutrientes que consumían y también calcular una puntuación de calidad de su dieta. Por otra parte, todos los niños realizaron una tarea cognitiva de atención selectiva o inhibición atencional basada en el paradigma de los flancos. En este tipo de tareas se presenta un estímulo que denominamos ‘diana’ al que hay que responder, rodeado por otros estímulos que a veces son iguales o congruentes (y entonces respondemos más deprisa) y a veces son diferentes o incongruentes (y entonces respondemos más despacio), creando una interferencia sobre la respuesta.

De forma inicial los resultados mostraron que diferentes variables se relacionaron con el rendimiento en la tarea: la edad, el cociente intelectual, la etapa puberal, el consumo máximo de oxígeno y el porcentaje de masa grasa.

Los análisis estadísticos de regresión jerárquica mostraron que, controlando las demás variables, la precisión en las respuestas ‘congruentes’ y en las ‘incongruentes’ era mayor cuanto más fibra total se consumía en la dieta así como con el consumo de fibra insoluble (nueces, cacahuetes, guisantes, cereales integrales).

Por otra parte, una calidad de dieta más alta se relacionaba con menor interferencia sobre la precisión en la tarea mientras que un consumo elevado de ácidos grasos se relacionó con una mayor interferencia.

Los autores concluyen que estos datos reflejan la importancia de una dieta rica en fibras para el mejor funcionamiento cognitivo de los niños, especialmente en tareas que requieren un importante control cognitivo. Esta es una forma más de cuidar el cerebro y conseguir que nos dé lo mejor de sí mismo. Ayúdalo también entrenando tu atención con ejercicios divertidos.