La memoria de trabajo, una facultad clave

A menudo, sobre todo quienes sobrepasamos la barrera de los 40, nos quejamos de esa memoria traicionera, como si la memoria fuese una facultad única, un proceso que se manifiesta de distintas formas. Sin embargo, lo que llamamos memoria es una categorización teórica de procesos distintos, procesos que tienen influencias diferentes en nuestras competencias mentales. Así, no es lo mismo la memoria a largo plazo que la memoria a corto, o la memoria procedimental que la memoria semántica. Cada tipo de memoria tiene su afán y, aunque las englobemos en el engañoso término de “memoria” para dar medidas útiles al usuario de Unobrain, es necesario construir ejercicios orientados al entrenamiento de tipos particulares de memoria.

Uno de los tipos de memoria más relevantes es la memoria de trabajo. La memoria de trabajo engloba procesos relacionados con la retención de la información el tiempo suficiente para permitir su manipulación eficaz. Si somos capaces de recordar una serie de números y realizar una operación matemática con el resultado de una operación sobre dos de los números y un tercero es porque nuestra memoria de trabajo nos permite combinar retención y manipulación. Lo mismo se aplica para la capacidad de dar sentido a una narración, en la que para analizar causas y efectos guardamos los eventos que se nos relatan mientras procedemos al análisis. Ese uso de la memoria de trabajo como herramienta para dotar de sentido nuestras vivencias es una de las cosas de las que habla  Peter Doolittle, profesor de psicología educativa en Virginia Tech, en esta entretenida TED Talk. Además, resalta la importancia de la memoria de trabajo en el aprendizaje y da pistas de cómo mejorarla. Entre esas pistas podría haber estado Unobrain, pues juegos/ejercicios como  Zoop, Boom o Inmersión están diseñados específicamente para entrenar la memoria de trabajo. En fin, disfrutad lectores de la presentación de Peter y, después, ¡a poner esa memoria de trabajo a trabajar en Unobrain!