La milagrosa recuperación cerebral de Teresa Heinz Kerry

Para el daño cerebral, cualquier víctima es posible. Que se lo digan a Teresa Heinz Kerry, esposa del actual senador de Massachusetts (USA), quien el pasado mes de julio era ingresada en el hospital tras sufrir una fuerte crisis convulsiva, según cuenta Mackenzie Carpenter, del Pittsbutgh Post-Gazette. Los médicos coinciden en que dicho ataque epiléptico no se debió ni a un tumor cerebral, ni a un ictus, ni a un ataque cardiaco. Más bien parece guardar relación con el propio proceso de recuperación cerebral  consecuente a una fuerte caída que sufrió su paciente en 2009. A veces, en ese proceso de reparación, las nuevas conexiones cerebrales que se forman pueden sobreexcitarse y derivar en crisis epilépticas… incluso mucho tiempo después de haber sufrido el daño cerebral. 

Pero el susto no es lo único que queda. El fuerte ataque epiléptico afectó al  equilibrio y a la capacidad para centrarse mentalmente de la mujer del senador, quien hoy da gracias porque su cerebro “aún siga funcionando”. Los médicos le dicen que ha tenido una recuperación milagrosa, y ella lo razona. Explica que ha tenido ayuda. Ayuda de la rehabilitación física tres veces a la semana por un lado. Por otro, al entrenamiento con los juegos cerebrales de Lumosity. Lumosity es a aquellos de habla inglesa como Unobrain es a la población hispanohablante, es decir, un programa de ejercicios online destinados a trabajar aspectos tan importantes y tan básicos como la memoria, la atención o la velocidad de procesamiento. Y lo mejor, como dice la propia Teresa Heinz es que además de ir mejorando, se divertía con los juegos. Reconoce, también, que su capacidad para hablar en cinco idiomas le ha facilitado las cosas, donde nosotros reconocemos claramente el concepto de ‘reserva cognitiva’.

Su experiencia ha sido tan significativa que está pensando en dar una conferencia sobre ella. Una conferencia de salud para poder enseñar a otros lo que ha aprendido sobre el daño cerebral, a tener menos miedo de estas enfermedades, y también sobre todas las nuevas investigaciones que existen, los nuevos juegos que se han creado y sobre las nuevas posibilidades que el cerebro puede ofrecerle a todo el mundo. Ojalá que lo haga y que sirva, como es su deseo, para conseguir un mundo más amable con los afectados por el daño cerebral.

Ánimo con la recuperación, sabemos que es un proceso lento, pero desde luego inspirador para much@s.