La reserva cognitiva como arma contra el alzhéimer

Uno de nuestros estudios favoritos es aquel de las 678 monjas y el científico. En él, se ligaba una serie de hábitos (actividad cognitiva, actividad física, alimentación, control del estrés…) a la capacidad de ciertas personas de mitigar los efectos del alzhéimer. Era un estudio que se fijaba en la ausencia de deterioro cognitivo de personas que, mirando las placas amiloides presentes en sus cerebros, deberían estar sufriéndolo.

Este estudio tiene más de veinte años. En este par de décadas hemos sido testigos de grandes avances en campos como la neurotecnología, de ahí que ahora pueda mirarse desde ángulos diversos la paradoja observada entre las 678 monjas por David Snowdon, el científico en cuestión. Por ejemplo, nos encontramos con que este mismo mes se publica en Nature un estudio de la Universidad de California que abunda en los hallazgos de Snowdon.

¿Cómo abordaron los investigadores de la UC la situación? Escaneando los cerebros de 71 sujetos sin signos de deterioro cognitivo mientras se les pedía que memorizasen una serie de imágenes. El escáner reveló que 16 de esos sujetos mostraban las placas amiloides típicas del alzhéimer. Eso no suponía una merma en el desempeño, es decir, recordaban con la misma efectividad que el resto. Sin embargo, mostraban un mayor nivel de actividad cerebral.

Estudios previos ya habían detectado esta sobreactividad cerebral en personas afectadas por el alzhéimer, pero se dudaba de si se producía por compensación de los daños cerebrales causados por la enfermedad o por hiperexcitación ante un reto cognitivo. Pues bien, parece que el estudio de la UC despeja la duda, apuntalando las conclusiones de la investigación monjil.  Los cerebros de los 16 usaban ese extra de capacidad que tradicionalmente se ha dado en llamar “reserva cognitiva” como mecanismo  de compensación.

Así, William Jagust, uno de los investigadores, afirma: "Creo que es muy posible que las personas que pasan toda la vida cognitivamente involucrados en estimular la actividad tienen cerebros que son más capaces de adaptarse a los posibles daños."

Pues eso, a estimular la actividad cognitiva, por la cuenta que nos trae. Por cierto, ¿le has dado ya a tu cerebro su ración de Unobrain de hoy?