Ladrones de carteras y cerebros imperfectos

En su día hablamos de los elementos neurocientíficos que hacen que un truco de magia funcione. Uno de ellos era lo que llamamos “ceguera por inatención”, o sea, el fenómeno que hace que cuando uno está muy atento a uno de los elementos de una escena, composición, etc.es fácil que se le escapen otros elementos, por muy notorios que sean.

Los magos utilizan la ceguera por inatención con maestría. Atraen nuestra atención hacia una de sus manos, particularmente volátil, mientras con la otra realizan hábiles manipulaciones que posibilitan eso que el público, gozosamente inatento, bautiza como “magia”. Y no sólo los magos se aprovechan de la ceguera por inatención. Hace unos días, el mediático carterista Apollo Robbins, que ya apareció en este blog a cuenta de su colaboración con el programa de televisión Brain Games, nos deleitó con una de las TED Talks más entretenidas que han podido verse.  Si tú, lector, no has tenido ocasión de verla, hazlo ahora. Hazlo dos veces; la primera para participar del asombro del público, y la segunda para ver cómo Robbins consigue provocar ese asombro, con esos pequeños trucos que parar y rebobinar el vídeo dejan al descubierto.

 

Curioso, ¿no es cierto?  Sin embargo, estas fallas en la atención dividida van más allá del puro entretenimiento. Es muy frecuente que detrás de un accidente laboral o de tráfico se encuentre como causa un problema atencional en forma de incapacidad de atender a múltiples estímulos a un tiempo.

Unobrain pone su granito de arena para evitar riesgos para la salud, y lo hace con juegos/ejercicios que permiten entrenar la atención dividida, juegos que ya son clásicos como Cazahuevos o Diesto y siniestro.

¿A qué estás esperando? ¡A entrenar esa atención con Unobrain!