¿Se manejan peor espacialmente las personas mayores?

Existe la idea de que las personas mayores sanas tienen un peor procesamiento espacial. Esta capacidad es muy importante para la independencia de las personas en la vida diaria, pues está implicada en actividades como conducir, alcanzar objetos o situarse en una ciudad. Sin embargo, la percepción y el manejo del espacio no son un proceso unitario, sino que más bien podrían hacerse algunas distinciones como la que diferencia el espacio egocéntrico del espacio alocéntrico.  Veámoslo en la siguiente tabla:

Entonces surgen varias preguntas. ¿Están ambos tipos de percepción alterados en las personas mayores? ¿Es la edad un factor relevante? ¿Hay diferencias entre hombres y mujeres en estas capacidades de navegación espacial? En respuesta a estas cuestiones, encontramos un bonito estudio publicado recientemente en Frontiers in Aging Neuroscience. En este trabajo, Ivana Gazova y su equipo contaron con la colaboración de un grupo de 24 jóvenes (18-26 años) y otro de 44 personas mayores, que dividieron en dos subgrupos, uno de 60-70 años (n=24) y otro de 71-84 años (n=20). Ninguno de los participantes mostró déficit cognitivo en una batería de test ni tampoco alteraciones en la sustancia blanca al analizar las imágenes de resonancia magnética.

Los datos mostraron diferencias significativas entre el grupo de mayor edad y los otros dos, rindiendo peor en medidas de aprendizaje auditivo-verbal, atención alternante visual, memoria visual a largo plazo y control atencional.  En cuanto a la tareas de navegación espacial, el grupo de mayor edad mostró un rendimiento significativamente menor exclusivamente en la tarea de navegación alocéntrica. No se hallaron diferencias entre los grupos en la actividad de navegación espacial egocéntrica ni tampoco en la capacidad de aprendizaje espacial que se observó en los tres grupos a lo largo de los distintos ensayos.

Según los datos, la edad podría conllevar alteraciones en tareas que implican el uso de referencias externas para el manejo del espacio, aunque no impactaría del mismo modo en tareas que implican el uso del espacio egocéntrico. De hecho, los análisis estadísticos mostraron que a mayor edad de los participantes, mayor aceleración del deterioro en estas habilidades. Sin embargo, este fenómeno se observó por igual en hombres y mujeres.

Según los autores del estudio, este perfil podría utilizarse para diferenciar los cambios naturales asociados al envejecimiento normal de aquellos otros más propios de cuadros patológicos como la enfermedad de alzhéimer.

Nosotros nos planteamos si no será posible frenar estos cambios cuando uno dedica un tiempo a cuidar su cerebro y fortalecerlo. Eso será otro estudio… ¿te animas a realizar tu propio experimento?