Memoria: Una tarea, dos estrategias y cerebros distintos

Memoria y cerebro, dos palabras y una relación sobre la que se continúan realizando interesantes descubrimientos. Algunos de esos hallazgos pueden ser muy relevantes sobre todo para la propia investigación científica. Sabemos que cuando nos ponemos a realizar tareas cognitivas como por ejemplo de memoria, ponemos en marcha distintas redes neurales que se encargan de forma preferencial de un tipo de material. Así, el cerebro se activaría de forma distinta cuando lo que tenemos que hacer es una tarea de memoria verbal que cuando es una de tipo visual.

Pero una cosa es cómo el experimentador define la tarea que diseña, y otra cuestión es cómo los participantes en el experimento la afrontan, esto es, cuáles son las estrategias que ponen en marcha para realizar con éxito la actividad. En este sentido, una investigación muy reciente realizada por L. Sanfratello, del Colegio de Medicina de la Universidad de Nuevo Méjico y sus colaboradores nos muestra que ante una misma tarea de memoria de trabajo, las personas usan diferentes estrategias y ello se refleja en sus cerebros.

En el experimento de Sanfratello y su equipo participaron 28 jóvenes a quienes plantearon una tarea de memoria de trabajo espacial, definida así por los autores del estudio. A todos ellos se les pasó un cuestionario sobre el tipo de estrategias de memoria utilizadas durante la tarea, se les realizó una magnetoencefalografía funcional, se tomaron imágenes estructurales por tensor de difusión y se les aplicaron diversos test neuropsicológicos.

Al analizar los datos, encontraron que, ante la misma tarea de memoria de trabajo espacial, los  participantes usaron dos tipos de técnicas, una verbal y otra visual, y ello se reflejaba en distintos patrones de activación cerebral entre unos y otros. Además, los que utilizaron la estrategia verbal mostraron una mejor ejecución en la tarea experimental.

La consecuencia directa de estos hallazgos es que hay que tener mucha precaución cuando se sacan conclusiones sobre qué áreas se activan al realizar tareas mentales ya que ello puede depender no sólo de la especialización cerebral, sino del tipo de estrategia que usan las personas. Es una cuestión a considerar para evitar sesgos en la investigación científica y para conocer mejor cómo funciona nuestro cerebro.