Mindfulness en la web para enfermos del corazón

La práctica de mindfulness ha demostrado tener efectos beneficiosos a nivel psicológico tanto sobre personas sanas como sobre otras afectadas de problemas de ansiedad, depresión, dolor crónico o enfermedades cardiovasculares.  Lo que no está tan demostrado son los efectos positivos que puede tener a nivel fisiológico. En este sentido, John O. Younge, del University Medical Center Rotterdam en los Países Bajos, y un equipo de colaboradores ha realizado un interesante trabajo de investigación con pacientes de diferentes problemas cardiacos de tipo isquémico, vascular, congénitos o cardiomiopatías.

El objetivo del estudio era demostrar no sólo la existencia de mejoras en aspectos psicológicos como el estado de ánimo sino también la presencia de cambios a nivel fisiológico como la tasa cardiaca. Para lograr probar estas hipótesis, los investigadores contaron con la colaboración de 324 participantes con alguna afección cardiaca de las mencionadas antes. Se distribuyeron en dos grupos, uno control que recibió el tratamiento habitual en esos casos, y otro experimental, que además de la intervención habitual recibió un entrenamiento online en mindfulness. El entrenamiento por ordenador duró 12 semanas e incluía meditaciones diversas, ejercicios de autorreflexión, yoga, con un uso importante de la respiración. Para evaluar los cambios terapéuticos se realizaron pruebas de capacidad de ejercicio (caminar 6 minutos), se tomaron medidas psicofisiológicas  como la tasa cardiaca, la frecuencia respiratoria o la presión sanguínea, y también se evaluaron aspectos psicológicos como la salud percibida, el estrés, el bienestar psicológico o el apoyo social.

Los resultados de este experimento han sido publicados recientemente en la revista PLoS ONE (2015) y nos muestran que practicar técnicas de mindfulness online basadas en la meditación y la relajación puede ser una buena ayuda terapéutica para los pacientes que sufren diversas afecciones cardiacas. Concretamente los autores encontraron que los miembros del grupo experimental mejoraron en su capacidad de ejercicio (mejoraron en el test de caminar 6 minutos) y también vieron reducida significativamente su tasa cardiaca.

Aunque limitados aún, estos datos nos ayudan a explicar cómo los beneficios del mindfulness se perciben por las personas a nivel psicológico pero pueden explicarse por cambios fisiológicos. Otros estudios seguirán buscando respuestas a estas cuestiones pero de momento parece que el mindfulness online tiene efectos positivos en algunos problemas cardiacos y desde luego merece la pena practicar.