Niños: buena memoria de trabajo para leer mejor

Una de las cosas más importantes que aprenden los niños es la lectura. Y aprender a leer no es lo que se dice una tarea fácil. Para hacerlo bien es evidente que tienen que tener claras las letras y sus combinaciones, pero una vez han aprendido eso y están frente a un texto, es necesario que hagan otras operaciones mentales como descodificar las palabras, coger velocidad a la hora de leer y comprender los materiales leídos.

Ante esta difícil tarea muchos padres y docentes se preguntan de qué depende que un niño desarrolle una buena capacidad lectora. En un intento por averiguar más sobre esta cuestión, Andy V. Pham y Ramzi M. Hasson desarrollaron un experimento con 157 niños de edades comprendidas entre los 9 y los 12 años, y con diferentes competencias para leer. En su experimento, publicado en Archives of Clinical Neuropsychology (2014) describen como administraron a todos los escolares una serie de pruebas para evaluar la memoria a corto plazo, la memoria de trabajo verbal, la memoria de trabajo visual y también diversas medidas relacionadas con la lectura.

Tras analizar los datos, los autores encontraron que tener una buena memoria de trabajo verbal es un potente predictor de la capacidad lectora de los niños, específicamente de la fluidez con la que se lee y de una buena comprensión de los textos.

Por otro lado, y de forma más novedosa, observaron que la memoria de trabajo visual se relacionaba con una buena comprensión lectora, participando así en los procesos superiores de la lectura.

Una cuestión que sigue abierta y que también es objetivo de investigaciones científicas es aquella que trata sobre los métodos que pueden fomentar este tipo de capacidades cognitivas. Algunos de esos proramas se centran en entrenar la memoria de trabajo para mejorar el rendimiento académico. Ya hay algunos datos que apuntan en favor de este tipo de estrategias y que abren una vía de intervención para aquellos niños que tienen dificultades escolares. Estaremos atentos a la ciencia.

 

Imagen: Pixabay