Obesidad adolescente ¿un cerebro distinto?

Según un estudio español realizado por el Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Biomédicas, alrededor de un 21% de los niños y un 14% de los adolescentes tiene obesidad abdominal. La obesidad en nuestros niños y no tan niños es un tema preocupante, y parece que no debería serlo sólo por su salud cardiovascular y la posibilidad de desarrollar una diabetes. A la luz de las conclusiones extraídas de un estudio neoyorkino publicado en Obesity (2014), el peligro puede estar acechando también a sus cerebros.

En el experimento, liderado por el Dr. Convit, participaron 30 adolescentes obesos que fueron comparados con otros 30 adolescentes sin obesidad, todos ellos sin problemas de diabetes ni síndrome metabólico. Los participantes se sometieron a una exhaustiva valoración endocrina, neuropsicológica y también de imagen cerebral por resonancia magnética.

Los resultados son llamativos. Comparados con los chicos delgados, los adolescentes obesos obtuvieron peor rendimiento académico (por ejemplo en matemáticas) y tendían a puntuar más bajo en los test de memoria de trabajo, atención, flexibilidad mental y función psicomotora. Además, también se observaron diferencias cerebrales, concretamente una reducción del grosor de la corteza en áreas orbitofrontales y del cíngulo anterior, así como peor integridad microestructural de la sustancia blanca cerebral.

Los investigadores, autores de otros trabajos de investigación sobre el mismo campo, concluyen que incluso en los casos de obesidad sin complicaciones aparentes de salud pueden registrarse alteraciones cerebrales, y que posiblemente estas anormalidades serían mayores cuanto más complicaciones metabólicas aparecen en los adolescentes obesos.

Tenemos el problema, pero nos falta la solución. Sería muy interesante averiguar si estos niños y adolescentes con obesidad podrían beneficiarse de un programa de entrenamiento cognitivo ajustado a sus capacidades. Sabemos que el cerebro es capaz de cambiar, y quizá esta pudiera ser una forma de lograr que estos niños se equiparasen a los demás.

 

Imagen: Alan Cleaver (Flickr)