Oro líquido y piedras preciosas para tu cerebro

En Unobrain lo hemos dicho desde el principio: la dieta mediterránea es una buena aliada de la salud. Son muchos los estudios que se han realizado para demostrar sus efectos positivos a distintos niveles, pero en esta ocasión nos hacemos eco de una investigación que ha sido liderada por Emilio Ros, médico del servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Clinic de Barcelona. 

En dicho estudio, Ros y su equipo llevó a cabo un seguimiento de 4 años a un grupo de 447 participantes sin ningún tipo de deterioro cognitivo pero con alto riesgo cardiovascular. A todos ellos se les realizaron evaluaciones neuropsicológicas para poder valorar los cambios en capacidades mentales como la memoria a lo largo del tiempo, y poder analizar posibles cambios en la cognición en función de la dieta. Los participantes se dividieron en tres grupos: uno con dieta mediterránea enriquecida con aceite de oliva virgen extra; otro con dieta mediterránea suplementada con frutos secos; y un tercero (control) que realizó una dieta baja en grasa.

Resumiendo los resultados de este precioso experimento, publicado recientemente en la revista científica JAMA Internal Medicine (2015), los investigadores encontraron que:

1. Aquellas personas que enriquecieron su dieta con aceite de oliva o con frutos secos, mejoraron sus funciones cognitivas, mientras que los voluntarios que fueron asignados a la dieta baja en grasa empeoraron su cognición. Estos resultados no dependieron de la edad de los participantes  y fueron semejantes para hombres y mujeres.

2. Los frutos secos potenciaron más la memoria, mientras que el aceite de oliva virgen extra se relacionó con la mejora de las funciones ejecutivas.

Lo más alentador es comprobar como lo que comemos puede tener una influencia en la conservación y el funcionamiento de nuestro cerebro, incluso cuando envejecemos, protegiéndonos en alguna manera de enfermedades como el alzhéimer. Y es que estos alimentos podrían estar actuando sobre los mecanismos de inflamación y oxidación celular que tienen lugar cuando nos hacemos mayores.

No lo dudes más. Prepárate una ensalada con un buen chorrito de aceite y unas nueces, un gusto para el paladar y un mejor futuro para tu cerebro.