¿Qué le hace el estrés social a tu cerebro?

No hay nada como tener que responder bajo la presión de tu jefe o tu pareja para que todo te salga al revés y peor que nunca. El estrés psicosocial toma una de sus formas en lo que se llama ‘amenaza social evaluativa’ o lo que es lo mismo, el temor a que los que nos observan hagan un juicio negativo sobre nuestra persona. Y aunque se sabe poco sobre qué procesos mentales son los más afectados por este tipo de estrés, ya surgen estudios interesantes que nos hablan incluso de sus efectos a nivel cerebral.

Uno de esos trabajos es el recientemente publicado en la revista Cerebral Cortex (2014). El equipo de investigadores liderado por T.D. Wager ha utilizado la resonancia magnética cerebral para analizar cómo se enfrenta el cerebro a este tipo de estresor. Para ello exponían a algunos de los participantes a una situación de amenaza social evaluativa y comparándolos con otro grupo al que se le ponía todo mucho más ‘suave’ mientras realizaban una tarea de memoria de trabajo conocida como paradigma N-back (en la que se debe decir si un estímulo es igual o no a otro presentado en el lugar anteri or-1back- dos lugares antes -2back-, etc.).

En el experimento participaron un total de 21 personas que se repartieron entre dos grupos, uno que llamaremos ‘estresado’ y otro de control. Para provocar esa sensación de amenaza evaluativa, dos cómplices con bata blanca entraban en la sala de resonancia y se presentaban como profesores. Entonces pedían a los participantes del primer grupo que prepararan durante 3 minutos una exposición de 5 minutos para valorar sus puntos fuertes y débiles en relación a lo que era el trabajo de sus sueños mientras se tomaban las imágenes de resonancia. Después pasaban a una sala de conferencias en la que daban su charla y llevaban a cabo una tarea de restar mentalmente durante otros 5 minutos. Para estresarles aún más, se hacían cosas como decirles que el resultado en la tarea N-back predecía el cociente intelectual y los logros  profesionales, señalando que las personas con un cociente intelectual medio serían capaces de alcanzar el percentil 60, o mostrando un aviso un tanto bochornoso indicando que no se había alcanzado el rendimiento medio.

Por el contrario, al grupo control se le pedía que imaginaran que estaban pasando un día de turismo en Nueva York con un amigo y entonces se les daría tiempo suficiente para escribir su relato.

Según mostraron los resultados, la amenaza social evaluativa influyó negativamente en el rendimiento en la tarea de memoria de trabajo (N-Back) y produjo reducciones en la activación de la corteza prefrontal lateral y el surco intraparietal. Además, este tipo de estrés psicosocial también redujo la conectividad funcional entre el surco intraparietal y la corteza prefrontal dorsolateral, y la aumentó  con la corteza prefontal ventromedial, más implicada en la generación de respuestas emocionales.

Si los juicios de los demás o sus valoraciones te estresan y eso hace que pienses peor, ya sabes qué es lo que pasa en tu cerebro. Aprende a controlar el estrés de forma natural y entrena tu memoria de trabajo, así correrás menos riesgos aunque los demás no te quiten ojo de encima.

 

Imagen: PDPics (Pixabay)