¿Por qué la mujer de rojo era tan sexy?

¿Sería porque iba de rojo? ¿Habría otras variables importantes? El rojo es el color de la pasión y puede que sea esa una de las razones por la que se ha utilizado para comercializar pintalabios y coloretes que imitan lo que sucede de forma natural en condiciones de excitación sexual.  Pero, ¿realmente el color rojo hace más atractivas a las mujeres?

Esta pregunta se la plantearon también Adam D. Pazda y sus colaboradores, e intentaron responderla a través de varios experimentos, tal como publicaron en Journal of Experimental Social Psychology (2012).

En el primer experimento, los hombres miraban la foto de una mujer durante 5 segundos y luego respondían a un breve cuestionario sobre cómo de receptiva al sexo veían a la mujer. La mujer podía aparecer con una camiseta roja o con una blanca. Los resultados mostraron que cuando la mujer llevaba una camiseta roja, ellos la percibieron más receptiva al sexo que cuando iba con camiseta blanca.

En el segundo experimento, la tarea incluía la foto de la mujer con la camiseta blanca además de una pequeña historia en la que se presentaba a la persona de dos maneras. Una versión decía que ella estaba en un bar con actitud de ligar y un lenguaje corporal seductor que indicaba que podría estar abierta a tener una relación sexual, mientras que la otra versión, opuesta, decía que la mujer estaba en un bar pero con actitud reservada, y un lenguaje corporal serio y rígido que indicaba que no parecía estar dispuesta a tener sexo. Los datos mostraron que en la primera condición (actitud de ligar), la mujer fue valorada no sólo como más interesada en el sexo sino también como más atractiva.

En un tercer y último paso, mostraron a una serie de varones una fotografía de una mujer, a algunos con camiseta roja, a otros con camiseta verde. Se les pidió que valorasen cuestiones como el ‘Atractivo’, el ‘Deseo sexual sentido’, la ‘Amabilidad percibida’ y la ‘Inteligencia percibida’. En esta ocasión, los hombres que vieron la foto de la mujer ‘de rojo’ evaluaron a la mujer como más atractiva y más deseable sexualmente, aunque no más amable ni más inteligente. Y lo más interesante, más receptiva también al sexo.

Los análisis de mediación demostraron que parecía existir un papel mediador de la receptividad sexual percibida en la relación entre el color de la ropa (rojo) y cómo de atractiva resultaba la mujer o cuánto deseo sexual provocaba en el varón. Es decir, que los varones percibían a las mujeres de rojo más receptivas, y eso era lo que las hacía más atractivas para ellos despertando mayor deseo sexual.

Los autores advierten como aspecto práctico, que al llevar prendas de color rojo las mujeres pueden estar indicando, aunque sin intención, que tienen cierto interés sexual o predisposición a ello, y que bueno, esto tiene sus ventajas cuando el interlocutor nos gusta, pero no cuando se da el mensaje en circunstancias o ante personas no deseadas…. Así que… ¡ojo con el rojo!

Nos queda por averiguar cuál es el color que tiene ese efecto en los hombres, si es que existe, y si eso se sustenta sobre las mismas bases biológicas y sociales que explican el nexo entre el rojo y la atracción en la mujer.