¿Qué música de fondo debo escoger cuando mi cerebro trabaja?

Los nuevos hallazgos de una investigación realizada por Sara Bottiroli y sus colaboradores parecen concluir que la música a escoger  depende bastante  de en qué esté trabajando tu cerebro. Y es que la música no siempre tiene efectos negativos sobre el aprendizaje y otros procesos mentales simultáneos.

El estudio en cuestión fue publicado hace unos días en Frontiers in Aging Neuroscience (2014) y contó con la colaboración de 65 personas adultas, de entre 60 y 84 años, ninguna de las cuales se dedicaba profesionalmente a la música ni lo había hecho en el pasado. Los participantes realizaron las siguientes tareas cognitivas:

a)Tarea de memoria episódica: aprender una lista de 15 palabras y recordarla a los 2 minutos.

b)Tarea de memoria semántica: escribir tantas palabras como se pudiese que empezaran con tres letras determinadas del abecedario.

c)Tarea de velocidad de procesamiento (Symbol Digit Modalities Test. Se muestran 9 números y sus correspondientes dibujos asociados. Se pide que el individuo escriba debajo de cada uno de los números que se presentan de forma aleatoria, el dibujo geométrico que corresponda.

Todos ellos tuvieron que hacer las tres actividades anteriores bajo cuatro condiciones diferentes:

1.Sin música.

2.Escuchando lo que se denomina ‘ruido blanco’.

3.Oyendo la composición Eine Kleine Nachtmmusik de Mozart (para inducir emoción positiva y alta activación).

4.Con la Adagietto Symphony 5 de Mahler (para generar una emoción negativa y menos arousal).

Resumiendo los datos, de forma general se encontró que en las personas mayores la música parece beneficiar el rendimiento cognitivo por encima del silencio o del  ruido blanco. Más específicamente, piezas como la de Mozart, es decir, la música activadora, impulsó el rendimiento en las tareas de memoria y además mejoró la velocidad de procesamiento. Por otro lado, la música que genera menos arousal (como la pieza de Mahler del estudio) también consiguió mejorar los procesos de memoria en los participantes.

Los resultados mostraron que el impacto de la música sobre los procesos mentales que el cerebro está llevando a cabo no es siempre el mismo, y en cualquier caso no tiene por qué ser negativo. Estos resultados señalarían que la música parece producir un efecto positivo en los procesos de memoria sea cual sea la activación o emoción que genere, posiblemente debido a la activación del sistema límbico (que participa en procesos emocionales y de memoria). Sin embargo, para fomentar una mayor velocidad en el procesamiento de la información sería recomendable escuchar música de fondo con más ritmo.

?Únete ahora a la música de Unobrain en Spotify?

 

Imagen: Cristina L. F. (Flickr)