¿Quieres ser más creativo?

¿Quieres ser más creativo? Pues empieza a mover las piernas.

Sí, hoy toca hablar de una de las vertientes de Brain Fitness, que es el ejercicio físico enfocado al bienestar cerebral.

Ya hemos traído a este blog los beneficios del ejercicio físico, sobre todo del ejercicio aeróbico relativamente exigente en la mejora del riego cerebral, y como factor moderado de estrés que actúa casi como una vacuna contra el estrés en grandes dosis. También hemos comentado lo conveniente que es combinar el entrenamiento cognitivo con el ejercicio físico.

Pero por si estos argumentos no fuesen suficientes como para hacer vencer tu pereza, lector, esa pereza que hace que el remoloneo en la cama calentita venza cada mañana a las buenas intenciones de calzarse unas zapatillas deportivas y ponerse a pedalear o a correr, hoy apelamos a tu creatividad. Porque si crees, con muy buen criterio, que ser capaz de pensar de forma creativa es hoy, en un mundo en constante transformación, más importante que nunca, te debería interesar el resultado de un estudio de la universidad holandesa de Leiden.

Siempre se ha dicho que es bueno hacer algo de ejercicio antes de una actividad intelectual donde la creatividad sea importante. Así lo pensaban Thomas Mann, o Henry James, o Kierkegaard, que tenían como hábito emprender vigorosos paseos antes de comenzar su sesuda jornada laboral. Pues bien, Lorenza Colzato, investigadora de la Universidad de Leiden en el área de psicología cognitiva, se propuso averiguar cuán científicamente justificado está ese hábito. Para ello sometió a dos grupos, uno de ellos  compuesto por individuos que se ejercitaban al menos cuatro veces a la semana y el otro por personas menos propensas al ejercicio, a tests que medían facultades ligadas a la creatividad, como es el pensamiento convergente. Y sí, claro que sí, resulta que en esto, como en otras muchas cosas, Kierkegaard tenía razón. Quienes se ejercitaban obtuvieron significativamente mejores resultados en el test de pensamiento convergente que quien no lo hacían. O sea, que el ejercicio físico fomenta la creatividad.

¿Sirve esto como motivación suficiente, lector? Si quieres que sea la Dra. Colzato quien te hable de su experimento directamente, aquí te dejamos un vídeo. Y no olvides que en Unobrain hay un módulo en el que apoyarte si quieres seguir un programa racional de ejercicio cardiocerebral.