Sexo casual, ¿quién lo busca más?

Las relaciones interpersonales, y entre ellas las relaciones sexuales son frecuentemente el motivo de animadas discusiones cuando estamos con nuestros amigos. ¿Quiénes suelen buscar más las relaciones sexuales informales, ellos o ellas? ¿O quizá depende más de algún rasgo de personalidad? Estas cuestiones no son solo atractivas para el común de los mortales, sino que también son el objetivo de investigaciones científicas serias.

Pues bien, algunas de esas preguntas las intenta contestar un estudio publicado recientemente en la revista Personality and Individual Differences (2015). Uno de sus autores, Peter K. Jonason, de la University of Western Sydney (Australia) y otras dos colaboradoras contaron con la colaboración de 281 personas en la realización de un experimento cuyo objetivo era analizar la relación de la personalidad con el tipo de relaciones sexuales preferidas y buscadas por los participantes. Concretamente se distinguió entre relaciones serias (una única pareja con compromiso vinculante) y diversos tipos de relaciones casuales:

a)Encuentros sexuales de una sola noche.

b)Los llamados booty-calls, que son relaciones entre personas que se llaman por teléfono para bien pasarse por tu casa, o bien por la suya, para tener un encuentro sexual.

c)Las relaciones de amigos con derecho a roce.

Los resultados mostraron que los hombres fueron, de forma general, más proclives a mantener relaciones de tipo casual de cualquier tipo. No obstante, la personalidad y los estilos ‘amorosos’ de cada uno se mostraron como factores mucho más importantes a la hora de escoger un tipo u otro de relación. Los investigadores hallaron que  aquellas personas cuyas actitudes hacia el amor eran seguras eran más reticentes a las relaciones casuales, mientras que aquellas personas con actitudes más informales hacia las relaciones y más deshonestos comentaron mantener más relaciones sexuales de tipo casual. Además, los participantes que puntuaron más alto en el rasgo ‘escrupulosidad’ solían involucrarse en relaciones románticas más serias y no en encuentros sexuales de una noche.

No se trata de juzgar lo que hacemos sino de intentar comprenderlo, y es que otro rasgo del ser humano es su curiosidad incesante… No dejes nunca de preguntarte y tu cerebro seguirá en plena forma. Y para animarte, puedes comenzar jugando con nosotros.