¿Te faltan las palabras o se te olvidan las cosas?

Si ese es el caso, seguro que este artículo te interesa. Sobre todo porque esas son cosas que parecen mejorarse con un entrenamiento en la memoria de trabajo.  Así lo publicarán en la revista Aging, Neuropsychology & Cognition el próximo mes de marzo de 2014 el investigador Stephan Heinzel y sus colaboradores. El objetivo de su estudio era averiguar si las personas adultas que entrenan su memoria de trabajo consiguen mejorar no sólo la capacidad trabajada sino también otras diferentes, lo que en este tipo de investigaciones se conoce como ‘transferencia’.

Para comprobarlo, hicieron un estudio en el que participaron dos grupos de personas adultas, un grupo de ellos más joven y otro de edad más avanzada. Tras realizar una evaluación de capacidades cognitivas mediante pruebas neuropsicológicas variadas, les entrenaron  durante 12 semanas en una tarea n-back adaptativa, del estilo de nuestro Salta-Claus.

Al realizar las evaluaciones cognitivas de nuevo, tras el entrenamiento, encontraron que el entrenamiento en la memoria de trabajo mejoraba distintas capacidades en cada grupo.

En el caso de los adultos más jóvenes, se observaron mejoras significativas en pruebas de fluidez verbal (acceso a las palabras, por ejemplo que comiencen por una letra concreta) y también de atención y velocidad de procesamiento.

Por otra parte, el grupo de adultos mayores, mejoró con el entrenamiento en diversos aspectos de la atención, la velocidad de procesamiento y la memoria demorada (como cuando nos piden que recordemos una determinada información después de un espacio de tiempo).

Los autores concluyen diciendo que sus resultados sugieren que el entrenamiento en memoria de trabajo podría ser una buena forma de que los adultos más jóvenes y más mayores mantengan y mejoren su funcionamiento cognitivo… Nosotros te lo ponemos en bandeja, ¿quieres intentarlo ahora? Prueba el entrenamiento con Unobrain y cuéntanos tu experiencia.