Y tú, ¿crees en el ‘brain training’?

El ‘brain training’ o entrenamiento cognitivo incluye aquellas prácticas orientadas a la mejora, el mantenimiento o la rehabilitación de las capacidades cognitivas que todos poseemos como la memoria, la atención o la flexibilidad mental. Pero, como dicen Sheida Rabipour y Patrick S. R. Davidson, de la Universidad de Ottawa (Canadá), sabemos poco de lo que la gente opina sobre ese fenómeno que va cobrando cada vez más fuerza. ¿Qué expectativas tiene la gente cuando empieza a entrenar? ¿Influyen en su rendimiento? ¿Son importantes la edad o el sexo en las expectativas? Para contestar a estas preguntas, estos investigadores han creado un cuestionario que intenta medir la eficacia que las personas perciben en los programas de entrenamiento cognitivo y que aplicaron a 499 personas a través de internet.  Además han realizado un experimento para analizar el efecto que los mensajes positivos o negativos tienen sobre su optimismo en relación con el entrenamiento.

Los resultados de su estudio podemos encontrarlos en la revista científica Behavioural Brain Research (2015) y nos proporcionan algunas respuestas interesantes entre las que destacan 4 ideas importantes:

1. La gente suele tener unas expectativas altas de base cuando hablamos de entrenamiento cognitivo, así que podríamos decir que, en general, la gente cree en el ‘brain training’.

2. Entre los adultos, los más mayores suelen ser más optimistas sobre los efectos del entrenamiento cognitivo que los más jóvenes.

3. Es muy fácil modificar las expectativas a través de simples mensajes. En su experimento se exponía a los participantes a distintos tipos de mensajes en función de su poder para crear expectativas positivas o negativas sobre el entrenamiento cognitivo y sus resultados. En ellos se exponían algunas frases procedentes de diversas investigaciones científicas que, en unos casos hallaron resultados positivos del entrenamiento sobre el funcionamiento mental, y en otros la ausencia de mejoras. Así, un mensaje positivo es la mejor forma de motivar para el entrenamiento y mantener el optimismo en los resultados, y lo opuesto ocurre cuando se proporciona un breve mensaje negativo sobre el rendimiento.

4. Tener conocimientos sobre qué es el ‘brain training’ y sus beneficios, o saber manejarse con el ordenador son aspectos que también influyen positivamente en nuestras expectativas positivas cuando pensamos en entrenar nuestras capacidades mentales.

Es cierto que el mundo del ‘brain training’ tiene aún mucho que avanzar en cuanto a ciencia se refiere. Es un campo joven que se va abriendo camino poco a poco, pero eso no debe hacernos pensar que son sólo unos pocos los investigadores que se dedican a averiguar qué funciones entrenar, cómo hacerlo y curiosamente, cómo seguir haciendo mejores experimentos en este ámbito tanto con personas sanas como con pacientes de enfermedades como el alzhéimer.  Cada vez somos más los que nos interesamos por el cuidado del cerebro y su estimulación. Y quizá esto sea lo más bonito de trabajar en este campo… que es como surfear en la cresta de la ola y contribuir un poquito al avance científico con cada entrenamiento.

 

Imagen: Daniele Oberti (Flickr)