Alimentar el cerebro al sano estilo mediterráneo

Venimos diciendo hace tiempo que un cerebro en buenas condiciones se conquista, entre otras medios y como a ciertos hombres de ciertos dichos añejos, por el estómago.  Quien esté interesado puede acceder a un módulo teórico entero sobre neuronutrición en el ebook gratuito de Unobrain, y a uno de ayuda práctica en este mismo portal.  Y quien eche un vistazo a ambos módulos podrá comprobar como el régimen ideal de alimentación para lograr un cerebro en forma se parece mucho a lo que se ha dado en llamar la dieta mediterránea.  ¿Y qué es la dieta mediterránea en términos llanos?  Una amena explicación aquí.

Ojo, uno no debe fiarse de esto de la neuroalimentación porque sí.  Nuestros neuronutricionistas presentan multitud de evidencias científicas, pero, por si fuera poco, de un tiempo a esta parte los estudios que hablan de los beneficios cerebrales de la dieta mediterránea se acumulan.  Dos en el último mes, ambos de bastante calado, ambos liderados por investigadores mediterráneos (españoles y griegos), ambos encuadrados en estudios de largo alcance:

  1. El realizado por un equipo de la Universidad de Alabama liderado por Georgios Tsivgoulis sobre una población de 17.000 individuos dentro del programa REGARDS de estudio de las diferencias raciales y geográficas en la incidencia de accidentes vasculares.  Resultado: aquellos individuos sanos que seguían una dieta mediterránea tenían un 19% menos de posibilidades de desarrollar problemas cognitivos en el futuro.

  2. El llevado a cabo por un equipo de la Universidad de Navarra con M. Ángel Martínez a la cabeza en el seno del ensayo clínico de prevención primaria PREDIMED, y que apoya la conclusión del estudio anterior, apuntando a una incidencia de demencias y deterioro sensiblemente más bajas para los sujetos que aplicaban los principios de la dieta mediterránea en su alimentación.

Así pues, ya no es sólo el enfoque puramente orgánico.  También quien quiera mantener un cerebro en un estado razonable para poder disfrutar como es debido no ya de unos últimos años, sino de unas últimas décadas, deberá cuidar su alimentación. Para pueblos como el español significa atenerse a lo que tradicionalmente ha sido su dieta.  ¿No vamos a hacer ese pequeño esfuerzo?