El cálculo sin memoria no es nada

¿Recuerdas nuestra entrevista a Alberto Coto, "la calculadora humana"? A simple vista uno podría pensar que el cálculo y la memoria son procesos cognitivos totalmente independientes. Nada más lejos de la realidad. Es más, aunque constantemente nos parece que lo numérico y lo verbal, los números y las letras, son cosas distintas e incluso opuestas, en realidad nuestro cerebro los trata de forma semejante. Tanto es así que hacer cálculos y comprender un texto dependen, en parte al menos, de un proceso cognitivo denominado memoria de trabajo.

La memoria de trabajo es un sistema de almacenamiento temporal de la información, de capacidad limitada, que nos permite mantener y manipular datos mientras hacemos tareas concretas. Mantener una conversación, ver una película o resolver un problema aritmético son actividades en las que participa activamente. Uno de sus componentes es el denominado ‘bucle fonológico’, que se encarga de la información auditiva-verbal. Algunas de las áreas corticales relacionadas con este componente son las áreas parietales y frontales inferiores del lado izquierdo del cerebro. Otro componente de este sistema operativo de memoria fundamental para el cálculo es el sistema ejecutivo central, que se encarga de repartir y regular los recursos de atención cuando realizamos distintas actividades o ponemos en marcha varios procesos mentales.

Conocer estas relaciones entre procesos es vital cuando queremos desarrollar nuestras habilidades numéricas, entendiendo que entrenando la memoria de trabajo y mejorando su rendimiento, podremos ejecutar mejor y más rápidamente las tareas de cálculo. Así, podemos entrenar la amplitud atencional, mejorar la capacidad de resistir a la distracción o trabajar nuestra habilidad de hacer varias tareas simultáneas como una buena forma de preparar nuestro cerebro para ser unos calculadores veloces y precisos.

Entrenando con Unobrain, mejorarás tu memoria de trabajo, entre otras capacidades cognitivas, y estarás más cerca de llegar a ser un buen calculador.