Como memorizar 50 objetos entre tiburones

En el programa de "Increíbles" de Antena 3 de esta semana, un bombero sevillano estuvo a punto de hacerlo.  Los nervios le jugaron una mala pasada y se quedó colgado en el número 22.  Tal vez fueron los nervios, tal vez la proximidad de los tiburones.  El caso es que el puro ejercicio de memorización está al alcance de cualquiera.  Basta con asociar una imagen a cada número, una imagen lo suficientemente llamativa.  

Por ejemplo, el número 3 podría ir asociado a Baltasar, el más notorio entre los tres Reyes Magos.  El 7 a Cristiano Ronaldo, pues ése es el número de su dorsal.  El 17, a aquella novia que tuvimos con esa edad.  Y el fatídico 22 al dúo Sacapuntas, aquel par de cómicos que, vestidos de toreros, palmeaban medio cantando ese número.  Así, si el 10 es un cenicero de cristal podemos pensar en Messi regateando con un cenicero en lugar de un balón.  O si el 33 corresponde a una chancla, imaginaremos al arisco doctor House ("diga treinta y tres") en una tumbona al borde del mar.

Estas técnicas de representación se utilizan habitualmente por los memoriones más afamados.  Así, el asociar cartas de la baraja a objetos curiosos, personajes notables o acciones extravagantes permite crear una narrativa surrealista en la que radica el secreto de poder memorizar el orden de una baraja de 52 cartas rápidamente (el récord mundial está ¡en menos de 22 segundos!).

Ya ves, con un poco de imaginación y otro poco de práctica, ¡tú también puedes ser un Increíble!

NOTA: Para el miedo a los tiburones no tenemos receta.