Electroencefalografía: Mover cosas con la mente y mentes con las cosas

¿Te acuerdas de Uri Geller, lector? Sí, ése mismo; el supuesto portento psíquico que era capaz de doblar llaves y cucharas con un simple roce y de parar relojes con el poder de su mente. Hace tiempo que las supercherías de un ilusionista no particularmente talentoso, aunque sí muy falto de escrúpulos, como Geller fueron desenmascaradas. Ahora bien, eso no quiere decir que no se puedan parar relojes con la mente.

En Unobrain lo hacemos todos los días. Y también movemos puertas, y doblamos vigas, y conducimos coches, y hacemos crecer jardines…  ¿Cómo? De la misma forma que otros controlan físicamente un helicóptero o un robot-araña con la mente: gracias a un sencillo casco (o más bien diadema) de electroencefalografía, traducción casera de los cascos clínicos multi-sensor tradicionales, eso sí, más barato y fácil de colocar.

Estos cascos son capaces de captar las señales que en forma de onda emiten amplios grupos neuronales actuando al unísono.  Atención, pues no se trata de dispositivos invasivos; no emiten señales, sólo las recogen, como un termómetro de la actividad cerebral. En nuestro caso nos interesan en particular las ondas de determinadas bandas de frecuencia y que están asociadas a estados de relajación, estrés, concentración y falta de atención, concretamente las bandas alfa (8-12 Hz) y beta (13.31 Hz).

Un algoritmo traduce en tiempo real el perfil de frecuencias de quien juega a los juegos y el juego reacciona según el nivel del índice de concentración o relajación. La idea es huir de consejos de talla única, poco útiles.  Así, cada cual debería ser capaz de desarrollar su propia estrategia de relajación y concentración gracias al feedback inmediato de los juegos. Y hacerlo además de manera divertida, dedicando sólo unos minutos a la semana. De esa forma, cuando en su vida cotidiana necesite desactivar una situación estresante (por ejemplo), quien entrena en Unobrain pueda desplegar de modo casi inconsciente la estrategia pulida durante las sesiones de entrenamiento.

Tal vez eres parte del 25% de la fuerza laboral que padece de estrés, o has visto como tu perspectiva académica se veía nublada por una alarmante tendencia a la distracción. Si es así, deja que te invitemos a subir a la ola del neurofeedback y la electroencefalografía con nosotros.