Innovar y emprender con cabeza: El caso de Unobrain

Juntar palabras tan evocadoras como “innovar” y “emprender” en una misma frase conjura imágenes de lo más atractivas; imágenes de jóvenes genios que crean un algo tan joven y genial como ellos partiendo de la nada.

Mal iríamos si tuviésemos que esperar a que nuestros jóvenes geniales nos sacasen las castañas del fuego. Más que nada porque eso nos reduce bastante el espectro de salvadores. En ese caso, innovar y emprender no serían claves de futuro, sino ilusiones milagreras de un país nada realista. Afortunadamente, las imágenes no hacen justicia ni a la innovación ni al emprendimiento. Para empezar porque innovar no es inventar.  Inventar es “hallar o descubrir algo nuevo o no conocido”, mientras que quien innova “muda o altera algo, introduciendo novedades”. Así, inventar resulta de una combinación de talento, fortuna y recursos al alcance de pocos. Innovar, en cambio, permite una aproximación incremental a partir no de una ruptura completa con lo anterior, sino de la construcción inteligente y creativa sobre lo anterior. Y ahí interviene la experiencia, el conocer el terreno sobre el que uno se mueve. Sólo así puede innovarse con garantías. En estos difíciles tiempos, uno de los pocos activos de los que no andamos escasos es ése, gente experimentada a la que sólo le falta descubrir al emprendedor o emprendedora que llevan dentro.

En Unobrain hemos adoptado esta aproximación. Dos emprendedores veteranos del mundo de lo que en su día se llamó “nuevas tecnologías”, aficionados a la neurociencia desde hace años, se juntan y montan el primer club online de brain fitness.  ¿Es novísimo eso del brain fitness? En absoluto. Es el resultado del tirón de las investigaciones neurocientíficas en el último cuarto de siglo, que permiten concluir que, frente a lo que se pensaba, podemos cambiar nuestro cerebro, crear nuevas conexiones y nuevas neuronas. Sin necesidad de procedimientos invasivos, ni chips ni pastillas, sino adaptando nuestros hábitos de vida. Eso es el brain fitness, algo que los chicos y chicas de bata blanca han venido diciendo desde hace un tiempo. El mérito de Unobrain está en aterrizarlo, en juntar a un equipo solvente de neuropsicólogos, programadores, ingenieros, etc. y establecer acuerdos de colaboración con universidades para ofrecer la posibilidad al común de los mortales de poner su cerebro en forma con un gimnasio cerebral, un programa de neuronutrición, un programa de ejercicio físico orientado a la salud cerebral y un conjunto de ejercicios para el control del estrés apoyados en un casco de electroencefalografía.  Completamente natural y completamente online.

¿Una invención de jovenzuelos californianos?  No, una innovación de cuarentones madrileños.

Y a mucha honra.

 

Javier Sánchez
Emprendedor y Fundador de Unobrain

Artículo publicado en la sección "Tribuna" en el periódico del V Congreso Internacional de Excelencia - 19 de Marzo de 2013

 

Podéis ver nuestra particular visión de la emprendeduría y los negocios en esta charla de Javier Sánchez en el V Congreso de Excelencia de Madrid Excelente (2013):