El té verde y el café pueden reducir el riesgo de ictus

El té verde y el café pueden ayudar a reducir el riesgo de tener un derrame cerebral, especialmente cuando están presentes en la dieta de forma regular, según un estudio publicado en ‘Stroke: Journal of the American Heart Association’.

“Este es el primer estudio a gran escala para examinar los efectos combinados del té verde y el café sobre los riesgos de accidente cerebrovascular”, afirmó Yoshihiro Kokubo, autor principal del estudio en el Centro Cerebral y Cardiovascular Nacional de Japón. “Se puede hacer un cambio de estilo de vida pequeño pero positivo para ayudar a reducir el riesgo de ictus mediante la adición de té verde a su dieta diaria”, agrega.

Los investigadores preguntaron a 83.269 adultos japoneses acerca de su consumo de té verde y los hábitos de ingesta de café, siguiéndolos durante una media de 13 años y encontraron que cuanto más té verde o bebida de café se consumía, menor era el riesgo accidente cerebrovascular. Los participantes en el estudio tenían entre 45 y 74 años, divididos en partes casi iguales entre los géneros y estaban libres de cáncer y enfermedades cardiovasculares.

Las personas que bebieron al menos una taza de café al día tenían 20% mneos de riesgo de padecer un accidente cerebrovascular en comparación con los que rara vez lo consumían. Las que ingerían dos o tres tazas de té verde diarias registraban un 14% menos de riesgo de accidente cerebrovascular y los que bebían al menos cuatro tazas, un 20% menos de posibilidades de sufrirlo frente a quienes no consumían esta bebida. Por otro lado, las personas que bebieron al menos una taza de café o dos tazas de té verde al día tenían un riesgo un 32% menor de hemorragia intracerebral (cuando un vaso sanguíneo se rompe y sangra dentro del cerebro), en comparación con aquellos que rara vez tomaban estas bebidas. Alrededor del 13% de los accidentes cerebrovasculares son hemorrágicos.

Durante los años 13 años de seguimiento, los científicos revisaron los registros hospitalarios de los participantes y los certificados de defunción, la recopilación de información sobre las enfermedades del corazón, derrames cerebrales y las causas de la muerte. Se ajustaron sus resultados para tener en cuenta los factores de edad, sexo y estilo de vida como el tabaquismo, el alcohol, el peso, la dieta y el ejercicio. 

“La acción ordinaria de beber té o café, beneficia la salud cardiovascular, ya que mantiene en parte la formación de coágulos”, explica Kokubo. El té y el café son las bebidas más populares en el mundo después del agua, lo que sugiere que estos resultados pueden aplicarse en otros países.

No está claro cómo el té verde afecta a los riesgos de accidentes cerebrovasculares. Un grupo de compuestos conocidos como catequinas puede proporcionar alguna protección porque tienen un efecto antioxidante y antiinflamatorio, por lo que aumenta la capacidad antioxidante del plasma y los efectos antitrombogénicos. El ácido clorogénico contenido en el café, reduce los riesgos de accidente cerebrovascular al disminuir las probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2. Una investigación adicional aclarará cómo la interacción entre el café y el té verde podría ayudar a reducir aún más los riesgos de accidente cerebrovascular, concluye Kokubo.

Fuente: Europa Press