El sentimiento de uno mismo está en el cerebro

La sensación de uno mismo está en el cerebro, ¿y dónde si no? Lo difícil es intentar localizarla en estructuras concretas. Varios científicos italianos han realizado una investigación con personas que padecían daño cerebral para intentar averiguar qué estructuras del cerebro son importantes para el sentimiento de uno mismo.

El lugar del cerebro que controla los malos recuerdos

Sobre el funcionamiento de la memoria acerca de eventos aversivos y negativos podemos hacernos muchas preguntas que aún están por responder. ¿Por qué tenemos que recordar las cosas negativas que vivimos? ¿De qué depende que esos sucesos se guarden? ¿Hay una estructura en el cerebro que controle el almacenamiento en la memoria de los malos recuerdos? En estos temas han investigado M.

La música de fondo influye sobre el sabor de lo que comes

Si piensas en salir a cenar el fin de semana quizá te interese seguir leyendo, y es que lo que comemos puede gustarnos más o menos en función de la música de fondo que haya en ese momento. Así lo ha concluido un reciente estudio publicado en la revista Appetite (2014) sobre la influencia de los estilos musicales sobre nuestra percepción de los sabores de distintas comidas.

Borrachera adolescente: ¿cómo va el cerebro al día siguiente?

Llamamos consumo intensivo de alcohol (del  inglés ‘heavy episodic drinking’) al hecho de beber grandes cantidades de alcohol en forma de atracones, generalmente por las noches, durante el fin de semana y con los amigos. En Europa los criterios más aceptados para hablar de esta práctica son el consumo de 5 o más bebidas alcohólicas en una sola ‘sesión’ o al menos tres veces en los últimos 30 días.

Entrenar el cerebro para reducir el sedentarismo

Son muchísimos los hallazgos científicos que relacionan la práctica de ejercicio físico con un cerebro más sano y también más eficaz en tareas de atención, memoria y aprendizaje y funciones ejecutivas. Pero es que además, el poseer unas buenas capacidades mentales parece ser fundamental para ser constante en esa práctica deportiva, es decir, para auto-regularse.  Podemos decir entonces que hay bastante evidencia ya en favor de una relación bidireccional entre ejercicio físico y funciones cognitivas.