¿Por qué no debes conducir y hablar por teléfono al mismo tiempo?

La memoria y la atención son funciones cognitivas superiores que nos permiten llevar a cabo una vida normal a nivel personal y social. Somos lo que recordamos, y en buena medida, la atención condiciona nuestra percepción, memoria y aprendizaje, ya que nos permite manejar y filtrar el constante flujo de información que nuestro cerebro recibe a diario.

¿Qué son las funciones ejecutivas?

Aunque el término ‘funciones ejecutivas’ es mucho menos frecuente y conocido que los de ‘atención’ o ‘memoria’, no por ello es menos importante… sobretodo en la vida cotidiana de todos nosotros. Digamos que nuestra vida no sería como es, tan organizada y tan productiva, sin este conjunto de procesos mentales.

Un dispositivo para restaurar la memoria

Quien no haya oído hablar de DARPA no está a lo que tiene que estar. DARPA es un acrónimo que corresponde a Defense Advanced Research Projects Agency (Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa), o sea, la agencia estadounidense responsable de dar empujones periódicos a tecnologías enfocadas en el uso militar. Y no está en lo que tiene que estar porque mucho de lo que impulsa DARPA acaba teniendo un efecto importante para nosotros, pobres civiles.  ¿Un ejemplo? Los satélites de comunicación. ¿Otro?

En el futuro podríamos detectar el alzheimer a través de los sentidos

Cuando Manuel falleció tras meses luchando contra el olvido, su esposa Rosa encontró bajo la cama un papel arrugado que decía "Recuerda tú que puedes". El anciano se había ido marchitando con el paso del tiempo, y su memoria se había ido diluyendo tras la aparición de la terrible enfermedad descrita por Alois Alzheimer en 1901.

KC: Un paciente amnésico pero consciente del paso del tiempo

A sus 30 años y como cada día, KC iba en su motocicleta a trabajar. Todo sería distinto esa mañana cuando, en un accidente de tráfico, sufrió un grave traumatismo craneoencefálico. Corría el año 1981 y desde entonces hasta marzo de 2014, fecha de su fallecimiento, KC fue uno de los pacientes más estudiados por psicólogos y neuropsicólogos, entre los que destacaremos a Endel Tulving y  R. Shayna Rosenbaum. Y aún hoy este canadiense sigue contribuyendo a enriquecer el conocimiento científico que tenemos sobre el cerebro.

A tu cerebro le gusta que escribas a mano

Es difícil no pensar en la caligrafía de la misma manera en que se piensa en la pericia en la montura del caballo o en la pesca artesanal, o sea, como un arte que en su día fue útil y que hoy, gracias a la tecnología, queda como actividad recreativa. Pocos son los adultos que escriben a mano de modo sistemático, y a los niños se lo enseñamos cada vez menos. ¿Para qué, si lo que tengan que presentar en el futuro será en formato electrónico a partir de lo que tecleen en sus ordenadores, tabletas, o lo que sea?

¿Por qué el cálculo mental ayuda a ejercitar el cerebro?

El cálculo mental es una de las actividades practicadas en las clases de matemáticas desde nuestra más tierna infancia. Cuando aprendemos las letras y los números, el paso siguiente hace que los más pequeños estudien y realicen operaciones sencillas. Ejercitar nuestro cerebro con lápiz y papel mejora nuestra atención y concentración, ya que necesitamos que la mente esté al máximo rendimiento para hacer sumas, restas o multiplicaciones.

Falsos recuerdos. El pasado ya no es lo que era.

Algunos de vosotros, lectores, sois amantes de las autobiografías. Os gusta conocer los acontecimientos de una vida relatados de primera mano por el protagonista. Al fin y a la postre, no se puede tener acceso a esos acontecimientos de manera más cercana o auténtica, ¿no es cierto?

Así reconoce nuestro cerebro las emociones de los demás

En nuestro día a día, resulta fundamental empatizar con las personas con las que nos vamos encontrando. Saber si alguien está alegre cuando le miramos a la cara puede resultar sencillo, pero no debemos ignorar los signos que muestran que una persona está enfadada o triste por nosotros. Sólo así somos capaces de interactuar y comprender las emociones de los demás, algo básico en una sociedad como en la que vivimos.