¿Cómo podemos aprender más rápido?

El diccionario de la Real Academia explica que el aprendizaje es una actividad que llevamos a cabo para adquirir conocimientos, fijar algo en la memoria o estudiar y vivir experiencias. Esta definición puede considerarse 'de sentido común', ya que producto de una actividad mental intensa, somos capaces de cambiar nuestro sistema cognitivo (archivando nuevos conocimientos o habilidades, por ejemplo) o variando nuestro comportamiento.

Nuestro cerebro archiva sus recuerdos célula a célula

Decía el escritor Ernesto Sábato que "vivir consistía en construir futuros recuerdos". En su magistral obra El Túnel, el argentino nos ofrece una visión metafísica peculiar del existencialismo. El por qué de nuestra vida se resume en las memorias que vamos creando. No es extraño, por tanto, que trastornos neurodegenerativos como el mal de Alzheimer, terminen con la identidad de las personas que los padecen.

La depresión subclínica y el cerebro de los hombres

Existen muchos estudios que describen con detalle los cambios cerebrales y cognitivos asociados a un diagnóstico de depresión mayor. Entre ellos encontramos los fallos en las funciones ejecutivas o la memoria y un menor volumen del hipocampo. El hipocampo es una estructura cerebral que está implicada de forma importante en la creación de nuevos recuerdos y en la memoria espacial.

Cerebros empáticos e hipersensibles

“Identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo de otro.” Así definen la empatía los que pulen, limpian y dan esplendor al idioma. Como facultad en la que fijarse como elemento fundamental para construir una conciencia moral más allá de los elementos religiosos, la empatía es una recién llegada.

Un cerebro en forma pasa por un corazón sano

“Sursum corda”, que se decía en la misa latina de antaño, castellanizado ahora como “levantemos el corazón”. Es una invocación espiritual, pero nos sirve también a los evangelizadores de esto de la salud cerebral. Nos sirve porque cada día está más claro que un corazón saludable y un cerebro en forma van de la mano.

¿Cómo tomamos decisiones?

Cada día tomas miles de decisiones sin darte cuenta. Apagar el despertador y dormir "cinco minutos más", elegir azúcar o sacarina en el café de desayuno, pensar en la ropa que vamos a vestir ese día. Algunas decisiones, lógicamente, son más trascendentales que otras. Tal vez las más triviales pasen desapercibidas en nuestro día a día, pero no hay duda: nuestra mente no para de tomar decisiones. Elecciones más complejas como saber qué vamos a estudiar, decidir mudarnos de ciudad o cambiar de trabajo son procesos todavía más complicadas. 

Hipertensión y cerebro. 1 estudio y 3 consejos.

Primero, el estudio, publicado hace unos días en Neurology, el órgano de la Academia Americana de Neurología. Hecho sobre 4.000 estadounidenses, cuarentones y cincuentones cuya presión sanguínea se midió de manera repetida hace un cuarto de siglo y se vuelve a medir ahora. Además, se examinó a los ahora septuagenarios, vía resonancia magnética funcional y tests cognitivos, buscando signos de deterioro cerebral.