¿Sólo los tontos sonríen a los desconocidos?

Vas paseando por la calle y sonríes al cruzarte con alguien… ¿qué opinión crees que tiene de ti? Pues la respuesta a esta curiosa pregunta parece que es un ‘depende de dónde lo hagas’. Kuba Krys y sus colaboradores han intentado averiguar más sobre algunas facetas de la percepción social en ciertas dimensiones como por ejemplo la inteligencia que estimamos en el otro a través de su comportamiento (la sonrisa en este caso).

El experimento se llevó a cabo con personas procedentes de siete países diferentes, incluyendo China, Alemania, Irán, Noruega, Polonia, Estados Unidos y la República de Sudáfrica. Los resultados, publicados en The Journal of Cross-Cultural Psychology (2014) parecen indicar que las personas que sonríen no son percibidas de la misma forma en todos los lugares del mundo.

Se mostraron fotografías de personas sonrientes y no sonrientes a todos los participantes, y se les pedía que realizaran una estimación de su capacidad intelectual. Al analizar los datos se observó que no es lo mismo sonreír en un país que en otro. Al parecer, si tienes una expresión sonriente en China o en Alemania, te percibirán como una persona más inteligente. Sin embargo, si lo haces en Irán te valorarán como menos inteligente que si no sonríes.

Según los autores, este efecto podría explicarse por las diferencias culturales en la dimensión de evitación de la incertidumbre que, según el proyecto GLOBE (Global Leadership and Organizational Behavior Effectiveness), se definiría como “el grado en el que los miembros de una sociedad intentan evitar la incertidumbre confiando en normas sociales, rituales y prácticas burocráticas que reducen la falta de predictibilidad de acontecimientos futuros” (House et al., 2002).

Sea cual sea tu cultura, nosotros sabemos que reír es bueno para tu cerebro, así que no lo dudes y ¡sonríe!