¿Cómo afectan las horas de sueño a tu cerebro?

"La vida es sueño", decía Calderón de la Barca, y no le faltaba razón. Nuestra vida es sueño. Pasamos aproximadamente 25 años de nuestra existencia durmiendo. El sueño es, sin duda, una función reparadora para nuestro organismo, y juega un papel crucial para mantener nuestro bienestar y salud. La ciencia, sin embargo, lleva tiempo preguntándose por la importancia que tiene dormir sobre nuestro organismo y más específicamente, sobre el gran supercomputador que tenemos en la cabeza: el cerebro.

Hasta hace poco, existían tres teorías principales que trataban de explicar la necesidad que tenemos de dormir. La primera relacionaba el sueño con el metabolismo energético, es decir, como durante el día gastamos nuestras 'pilas', mediante el sueño conseguíamos recargar nuestras baterías. La segunda, en cambio, asociaba dormir con la respuesta inflamatoria y los mecanismos de defensa. Y es que había científicos que pensaban que si pasábamos demasiado tiempo despiertos, nuestro organismo activaba unas reacciones defensivas contra el propio cuerpo. Por este motivo, dormir era fundamental para que no se produjera ningún problema inflamatorio.

Pero tal vez sea la tercera hipótesis la más aceptada por la investigación en la actualidad. La ciencia cree que el sueño tiene una relación muy estrecha con la plasticidad neuronal, lo que a su vez implica que dormir tenga unas consecuencias directas sobre las habilidades cognitivas. Como explican los investigadores Tononi y Cirelli en la revista Neuron, al parecer, "irnos a dormir es el precio que tenemos que pagar por mantener nuestra plasticidad, especialmente asociada con la memoria y el aprendizaje". Mantenernos despiertos supone que fortalezcamos nuestras sinapsis nerviosas, lo que a su vez provoca un incremento del gasto energético, y en cierta manera, también saturamos nuestra capacidad de aprender. Por ello, es fundamental irse a dormir.

Neuronas - Unobrain

No sólo es importante reposar adecuadamente. También resulta necesario dormir las horas necesarias, con el objetivo de que nuestro cerebro no se vea afectado a corto o medio plazo. Y es que la escasez de sueño no sólo provoca malestar, ojeras y cansancio al día siguiente.

Su impacto sobre nuestras capacidades cognitivas ha sido demostrado por diversas investigaciones en los últimos años. Por ejemplo, los científicos Porkka-Heiskanen, Zitten y Wigren analizaron en la revista Acta Physiologica los problemas cognitivos que acarreaba la falta de sueño. Entre otros, se citaban complicaciones en la consolidación de la memoria, alteraciones graves en la atención de las personas estudiadas y efectos todavía más graves, que aumentaban el riesgo de mortalidad de los pacientes, al aparecer enfermedades cardiovasculares o metabólicas asociadas. 

Diversos estudios han demostrado que dormir es una buena ayuda para nuestra memoria. Gracias al sueño, nuestro cerebro es capaz de consolidar lo aprendido gracias a las diferentes conexiones neuronales. Será más sencillo aprender algo si, tras memorizarlo, hemos dormido las horas suficientes. Pero la influencia de estos períodos de descanso no es sólo cruciar para mantener nuestra memoria. Una famosa investigación publicada en 2007 por Rasch y colaboradores demostraba en Science que nuestra memoria podía incluso 'reactivarse' mientras estábamos dormidos, en el caso de que nos acercaran el estímulo con el que realizamos el aprendizaje minutos antes del sueño.

Sueño - Unobrain

Los investigadores vieron que el cerebro era capaz de fijar más fácilmente sus recuerdos si mientras dormíamos presentaban a los voluntarios una serie de olores, que anteriormente habían asociado con unos sucesos que debían aprender. Este estímulo olfatorio promovía el desarrollo y el impulso de nuevas conexiones nerviosas, fundamentales para que estas personas, al despertarse, recordaran mucho mejor lo que habían conocido antes de dormirse, y que de alguna manera, habrían 'reaprendido' mientras soñaban.

No hay duda: si quieres mantener tu salud en un estado óptimo, debes dedicar las horas de descanso suficientes a tu organismo. Si quieres aprender y mantener tu memoria despierta, duerme lo suficiente, y dedica unas horas a la semana a divertirte con los juegos de Unobrain. ¡Tus neuronas lo agradecerán!

Imágenes | Pixabay I, IIVittorio Cravino (Flickr)

Ver también: Mitos del dormir (I)